martes, 28 de febrero de 2012

Consecuencias del abuso sexual infantil

A lo largo de nuestra vida estamos expuestos a muchos acontecimientos traumáticos, algunos de ellos marcaran nuestro camino y otros quedaran en el olvido de la memoria. 
Según estudios realizados en EEUU las cifras de prevalencia de exposición a situaciones traumáticas oscilan entre un 39,1% y un 60% a lo largo de la vida (Kessler, 1995). Ser víctima de abuso sexual es considerado un acontecimiento traumático, según el único estudio a nivel nacional realizado en España (López, 1995) la prevalencia de haber sufrido un abuso sexual radica alrededor del 18%. Son múltiples las consecuencias de ser víctima de un abuso sexual, la afectación puede darse en diferentes momentos de la vida y abarca la mayoría de las áreas de la persona, pudiendo interferir en su buen funcionamiento.
 Como afirma López (1996), únicamente un 20 o 30% de las víctimas de abuso sexual permanecerían estables emocionalmente tras la agresión. Más adelante veremos que la severidad de éstas consecuencias va directamente relacionado con los factores que envuelven la situación abusiva, ya sea, desde la perspectiva del individuo como desde la del contexto, pudiendo incluso mediar éstas consecuencias.
 Esta variedad de respuestas delante de un acontecimiento que de manera general puede resultar estresante, da lugar a la presentación de diferentes modelos explicativos de las consecuencias del abuso, sin poder hablar de un síndrome concreto de abuso sexual.

 La revictimización, es uno de los peligros más frecuentes que se dan en víctimas de abuso, siendo ésta la repetición de una nueva situación abusiva. Como se índica en López y otros (1995), el 55,8% de los casos de abuso ocurrieron sólo una vez, pero el 44,2% se repitieron entre 1 y 25 veces más. En la actualidad, desde la perspectiva de la prevención, uno de los campos tanto de estudio como de trabajo de los profesionales, se centra en la detección e intervención de las consecuencias del abuso sexual infantil.

Tipos de efectos Síntomas
Conductuales


Abuso de substancias (drogas y/o alcohol)
Huidas del hogar
Conductas autolesivas
Ideas suicidas e intentos de suicidio
Bajo rendimiento académico
Emocionales
Depresión
Ansiedad
Baja autoestima
Sentimientos de estigmatización
Sentimientos de culpa
Vergüenza
Desconfianza
Rechazo del propio cuerpo
Conducta hostil y agresiva
Sociales
Aislamiento
Déficit en habilidades sociales
Conductas antisociales
Sexuales
Masturbación compulsiva
Vocabulario sexual inadecuado para la edad
Curiosidad sexual excesiva
Problemas de identidad sexual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios