domingo, 6 de marzo de 2016

Ciudad Real, referente regional en la detección médica de ab

España:
El jefe de Pediatría del Hospital La Mancha Centro de Alcázar y coordinador de la Uvasi / Archivo


Belén Rodríguez

Ciudad Real

El abuso sexual como un problema de salud. Con ese objetivo y el de detectar y proteger a la infancia, la Junta de Comunidades creó en 2010 (entró en funcionamiento en 2011), la Unidad de Valoración de Abuso Sexual Infantil (Uvasi), un servicio sanitario multidisciplinar convertido en estos cinco últimos años en referencia regional desde el Hospital La Mancha Centro de Alcázar de San Juan.

El jefe de Pediatría del hospital, Ramón Garrido, es el coordinador de un equipo en el que hay pediatras (dos), trabajadores sociales (dos), psicólogas (dos) y una ginecóloga de apoyo. “A nosotros nos llegan los casos en los que hay sospechas, que no están claros. De hecho un abuso sexual a niños muy evidente no requiere de una valoración nuestra, lo inmediato es denunciar y acudir al forense”, explica.

Al servicio, que entre 2011 y 2013 vio 64 casos de toda Castilla-La Mancha, llegan en estos momentos una media de entre 20 y 30 al año, según el doctor Garrido que en la medida de la importancia que tiene esta atención especializada está “satisfecho” del funcionamiento de la unidad, incluida dentro del programa de Prevención e Intervención en Violencia Familiar.

La pediatra titular es Mercedes Marbán Calzón, la primera en hacer una valoración física y una exploración detallada, cuando llega un caso. Si es necesario interviene también una ginecóloga, aunque otra buena parte del trabajo es la los profesionales de la psicología y el trabajo social. “A un niño de pocos años no se le puede preguntar si ha sufrido un abuso, de modo que un caso no dura un día, puede que le tengamos que dedicar tres, cuatro, o un mes. Cada asuntos requiere de una amplia atención y en ocasiones precisa de la intervención de cuatro profesionales a la vez”.

Hasta la unidad, cuyo correo electrónico es uabuso@sescam.jccm.es.  (quien denuncie de esta forma tiene que dar datos), se llega desde múltiples circunstancias. Los propios padres que sospechen o uno de ellos pueden y de hecho lo hacen. También los servicios sociales, la fiscalía de menores, o incluso cualquier pediatra o profesional de la atención primaria puede derivar a un menor del que crea que podría estar siendo víctima de abusos. “Desde lo colegios,  centros educativos y de menores nos remiten casos”, añade, y también la justicia “cuanto hay que hacer una valoración dudosa, sin signos físicos. Repito que los casos flagrantes  los tiene que ver un forense y un juez”.

“Nosotros estamos especializados ante la duda: conductas retraidas de niños, cambios de comportamiento, lenguaje sexualizado, etc, y somos un instrumento de los servicios sociales y la sanidad, no de la justicia”, subraya Garrido.
El perfil del abusador: del entorno familiar y más niñas
También en este servicio sanitario de detección del abuso infantil explican que el perfil del abusador es el mismo: un familiar o una persona del entorno cercano del menor, y en las estadísticas se dan más casos de niñas que de niños.

Por provincias ninguna destaca especialmente. A falta de datos de 2015, el coordinador de la Uvasi insiste en el origen amplio de la demanda del servicio. “El año pasado nos llegaron casos de los equipos de menores, de atención primaria, de un jefe de dermatología, del programa de atención psicológica Revelas-m, de centros de la mujer, del centro de menores de  Albacete, de atención primaria, de colegios y de de la casa de acogida para víctimas de violencia de género. Como se ve es muy variada, lo que significa que cada vez se nos conoce más”.

En cuanto a mejoras, el doctor explica que los profesionales que se dedican a esto no lo hacen en exclusiva, sino como una atención adicional a su trabajo en el hospital, y más que plantilla, “que también sería necesaria”, cree que faltan más recursos como material didáctico para las entrevistas y una oficina más cuidada para desempeñar el trabajo en un ambiente más agradable para los menores.

La unidad, objetivos y servicio
El objetivo de esta unidad médica del Hospital La Mancha Centro es que  cualquier menor en Castilla-La Mancha del que que se sospeche o se declare víctima de un abuso sexual, pueda ser valorado por un conjunto único y multidisciplinar de profesionales con formación específica, siguiendo un protocolo unificado y consensuado, para ofrecer un diagnóstico objetivo y multidimensional.
La Unidad de Valoración del Abuso Sexual está formada por dos pediatras, dos psicólogas, dos trabajadoras sociales y una ginecóloga de apoyo.
 Derivación o solicitud de atención: todos los estamentos. Es imprescindible la voluntariedad para el examen del menor o el consentimiento de los tutores  legales (salvo en situación de riesgo o desprotección).
El contacto con la unidad es por teléfono  926 580 500 -Ext 27674 (trabajadora social) y en el correo: uabuso@sescam.jccm.es.
A este servicio pueden acudir por su cuenta padres o menores. Para la exploración del menor es necesaria la conformidad de ambos padres y si se sospecha de uno de ellos como agresor/a, será suficiente conformidad del otro progenitor.

Cuando el menor es el demandante sin mediación de tutores, se contacta con la Fiscalía de Menores.
Cuando el caso llega a través de los Servicios Sociales de atención primaria se necesita para la exploración la conformidad de ambos padres. Y no es necesaria cuando hay signos de desprotección, en ese caso hay que informar a los   servicios de menores.
 No se aceptan casos que se encuentren en proceso de peritaje, casos peritados, salvo aquellos en los que se aporte información nueva muy relevante. También en procedimientos judiciales penales finalizados por sentencia o archivo, salvo aquellos en los que se aporte información nueva muy relevante. Y en los casos de situación de abuso sexual confirmado de forma inequívoca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios