miércoles, 27 de enero de 2016

Una violencia “soterrada” que exige medidas

LOS HECHOS QUE HAN CONMOCIONADO VITORIA

Una violencia “soterrada” que exige medidas

Save The Children pide que se impulse una legislación equiparable a la que persigue la violencia de género
Miércoles, 27 de Enero de 2016 - Actualizado a las 06:12h.
Eva Silván, responsable de Save the Children.
VITORIA - Más de 80 niños han quedado huérfanos en el Estado en los dos últimos años como consecuencia directa de la violencia de género y al menos siete de ellos perdieron la vida durante la misma agresión en la que sus madres fueron asesinadas. Dos cifras escalofriantes, que muestran sólo la punta del iceberg de un problema de dimensiones desconocidas, y que tras el terrorífico suceso acaecido en la madrugada del lunes en Gasteiz han llevado a organizaciones como Save The Children a alzar la voz. 
“El abuso sexual infantil es una realidad oculta, que nos espanta, y que nos reafirma en que se suele producir en el entorno más íntimo. Todo lo que rodea a este caso es horrible, porque hablamos además de la violencia más invisible que hay. Una violencia soterrada”, lamenta la responsable de esta ONG en Euskadi, Eva Silván. 
Según ha puesto de manifiesto Save The Children en las últimas horas, muchos niños sufren en silencio agresiones físicas o sexuales, acoso a través de las nuevas tecnologías y también en el colegio, sólo tres de las múltiples manifestaciones que tiene la violencia infantil. Situaciones que ponen en peligro su vida y que, sin duda, pueden condicionar su desarrollo en el futuro. Sólo en 2012, según los datos de la ONG, se notificaron 9.060 casos de maltrato infantil en el conjunto del Estado. 
Ante esta realidad, la que dicta que la violencia contra la infancia “es un problema real que requiere de un compromiso político”, Save The Children inició hace varios meses una recogida de firmas para exigir la aprobación de una estrategia integral frente a todas las formas de violencia contra la infancia, que cuente con un presupuesto específico y el “eje vertebrador” de una Ley Orgánica. 
TRES EJES Una normativa que para Silván constituye “una prioridad”, que sería equiparable a la ley integral que persigue la violencia de género en el Estado, y que tendría tres focos fundamentales de actuación, la sensibilización social “en todos los ámbitos” y la prevención, la protección de los menores y la detección de los posibles casos. Según recuerda Save The Children, todos los grupos políticos de ámbito estatal han reconocido la importancia de acabar con la violencia contra la infancia y, desde octubre, una subcomisión del Congreso trabaja para evaluar la situación y hacer recomendaciones al Gobierno. 
“Tenemos una oportunidad sin precedentes para acabar con la violencia contra la infancia”, advierte Save The Children, que hasta el cierre de esta edición había recogido ya 17.294 firmas ciudadanas apoyando su campaña. “Cualquier forma de violencia infantil es un problema social, como todo lo que ha sucedido en Gasteiz. Lo fundamental es que hay que proteger a los niños en todos los ámbitos”, insiste la responsable de Save The Children. - C.M.O.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios