jueves, 18 de junio de 2015

Alemania: prevenir abusos sexuales en el fútbol infantil.

Portada del manual de comportamiento en el fútbol infantil de la Federación Alemana de Fútbol.
Portada del manual de comportamiento en el fútbol infantil de la Federación Alemana de Fútbol. 
A lo largo de 30 páginas el manual “Protección infantil en los clubes” se ocupa de abordar los posibles escenarios en los que los pequeños futbolistas pueden ser victimas de abusos sexuales. En él no solo se explica detalladamente las situaciones en las que los niños corren el riesgo de ser abordados por pederastas durante la práctica de su deporte preferido, sino que también le explica tanto a los pequeños como a sus amigos, entrenadores y directivos del equipo en el que juegan, como actuar ante cada situación.
El folleto, publicado este verano por la Federación Alemana de Fútbol (DFB) en trabajo conjunto con la Asociación de Deporte Juvenil de Alemania y los delegados gubernamentales para la prevención de abusos sexual infantil, puede convertirse en la principal arma con la cual los clubes de fútbol infantil prevengan y enfrenten eventuales casos de pederastia.
“La protección infantil es un tema que debe ocuparnos a todos. En Alemania tenemos a más de dos millones y medio de niños jugando al fútbol en pequeños clubes deportivos y nuestra responsabilidad es ayudar a sus entrenadores y directivos a ofrecer a los pequeños un sitio seguro donde jugar”, dijo el presidente de la DFB Wolfgang Niersbach.
Si bien en Alemania no existen estadísticas con cifras exactas sobre el número de ataques sexuales a niños durante la practica del deporte, la Federación Alemana de Fútbol decidió tomar cartas en el asunto de forma preventiva tras conocer el resultado de un estudio adelantado en marzo del 2015. Este concluye que los pequeños futbolistas son un grupo de alto riesgo, y que los pederastas apuntan a los clubes en los que estos entrenan.
La posición de la DFB es clara: incluso sin que exista un problema de abuso sexual infantil actual, el fútbol tiene la responsabilidad de proteger a los niños que día a día los padres y la sociedad le confía a los clubes deportivos.
La propuesta preventiva empieza no solo con el interés de los clubes de ocuparse del tema. También se trata de asumir una actitud que haga de sus instalaciones un lugar incómodo para los pederastas, que se toparán con un grupo unido en el que todos los involucrados están atentos a brindarles protección a los niños.
En el manual se recomienda identificar a un funcionario como contacto para temas de abuso sexual al mismo tiempo que se entrega un detallado perfil de las características de los pederastas, y sus mecanismos de comportamiento al abordar a sus victimas, para que los peligros puedan ser identificados antes de que sea demasiado tarde. 
Además, la DFB ha propuesto una estructura formal para manejar los casos de pederastia que puedan presentarse en los clubes (escuchar en confidencialidad las denuncias, reaccionar con rapidez) y ha creado una lista de contactos con las autoridades e instituciones vinculadas al tema del abuso sexual infantil.
“No solo somos responsables por los entrenamientos y los partidos de los niños futbolistas, también somos responsables de su bienestar como seres humanos”, recalcó Niersbach.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios