lunes, 1 de junio de 2015

22 casos de abusos sexuales involucran a docentes.

Un estudio exploratorio realizado en instituciones de los departamentos Caaguazú, Central, Guairá, Itapúa, Presidente Hayes, Paraguarí y San Pedro y la ciudad de Asunción da cuenta de una necesidad de debate sobre la violencia sexual en la sociedad paraguaya.  30 casos de maltrato institucional; 24 casos de maltrato físico y en tercer lugar, 22 casos de abuso sexual. Sin embargo, si se toman en cuenta otros tipos de violencia sexual, las cifras ascienden a 52.


"Al agrupar los datos del gráfico dentro de la categoría de violencia sexual que incluyen; abuso sexual, acoso sexual, coacción sexual y estupro, revela lo siguiente:son 52 casos del total de los 122 casos registrados. Este tipo de vulneración de derechos, es de tipo penal según la legislación nacional", expresa la publicación.
La investigación que lleva el nombre de “Estudio Exploratorio sobre Maltrato Escolar en Paraguay” fue realizado por  Base Educativa y Comunitaria de Apoyo(BECA) , Plan Paraguay y el Ministerio de Educación y Cultura. Recoge datos sobre situaciones de maltrato escolar en donde se identifican como agresores o agresoras, a docentes y/o directivos, pertenecientes a los niveles educativos Educación Escolar Básica y Educación Media, de gestión pública y privada subvencionadas de zona rural y urbana. Para la obtención de las informaciones se ha recurrido a las instancias descentralizadas tales como: coordinaciones departamentales y supervisiones administrativas y pedagógicas, además en algunos departamentos se recurrió a las CODENI y comisarías, precisa el informe. 

Los casos registrados en el estudio corresponden a un total de 109 instituciones de las cuales 64 se encuentran en el área urbana y 45 en el área rural. De los 7 departamentos consultados, 5 departamentos presentan la mayor cantidad de instituciones educativas, docentes y matriculados en el área rural. En el caso de Asunción y Central, como es sabido, existe la mayor cantidad de instituciones educativas en el área urbana.
"Las situaciones de violencia sexual han sido ubicadas tomando como parámetro; en primer lugar las edades de las personas victimizadas, en concordancia con el marco normativo penal del país. Así, cuando se trata de personas menores de 14 años se tipifica como abuso sexual. En aquellos casos en que la persona cuenta con 14 a 17 años se tipifica como acoso sexual, y los casos de coacción sexual fueron registrados independientemente a la edad. En algunos expedientes se han consignado las denuncias como “supuesto” hecho de abuso sexual, o acoso sexual, los cuales, en este estudio han sido unifcados sin el calificativo de supuesto", explica.
Imagen de la marcha realizada contra el abuso el pasado sábado. Foto: Última Hora.

MACHISMO Y ABUSO DE PODER

"La cantidad de casos vinculados a los delitos sexuales da cuenta que la dominación del cuerpo y de la sexualidad se constituye en uno de los mayores ejes sobre el cual se sostiene una relación de dominación, también en el marco de lo institucional, marcada por el abuso de poder. El cuerpo sexuado de una niña, niño y adolescente de esta forma pasa a ser objeto de deseo por parte del docente, lo cual se evidencia por la descripción de los hechos señalados en los registros", añade. 

"Según los relatos de las personas victimizadas se puede ver cómo expresan el avasallamiento sobre su cuerpo y su dignidad. El relato ha mencionado en primer lugar que existió intimidación, es decir hubo palabras, gestos, actitudes que ubican a los sujetos en situación de vulnerabilidad. La literatura da cuenta de que en todo abuso sexual, la fuerza siempre está presente, esta fuerza no sólo está medida o dada por la edad, sino sobre todo por el poder que la persona ejerce", sostiene.

Marcha contra la violencia hacia los niños. Foto: Edilberto Alvarez/Facebook

EL PODER LEGITIMADO DEL DOCENTE

"En el ámbito escolar este poder quizás esté sobredimensionado debido al reconocimiento social que se le otorga por el rol que desempeña. Las y los docentes en aula y fuera de ella ejercen un alto grado de poder legitimado socialmente. Es precisamente esta legitimación social la que es usada para confundir e intimidar a las víctimas, dándose en el marco de una relación de desigualdad", explica. 

"La mayoría de las víctimas han denunciado, manoseos en las partes privadas (vulva, pene, senos), roces o frotamientos, encierros en aula, apretones, tocamientos, besos en los labios, rozamiento en la mano, espalda, muslo, cuello, abrazos, coqueteos, exhibición de pornografía", explica. 

En cuanto a las situaciones de acoso sexual, los indicadores revelan cuanto sigue; insinuaciones para mantener relaciones sexuales, invitaciones para salir, consumir alcohol, ofrecimiento de dinero, o mejor calificación a cambio de relaciones sexuales, mensajes de texto, exhibición de sus genitales, toqueteos, roces en los genitales, ente otros. Los casos de coacción sexual, además de los puntos señalados, incluyen golpes y/o encierros dentro del aula, entre otros.

Un día como hoy, 01 de junio del 2004 encontraban el cuerpo de Felicita Estigarribia al pie del Cerro Yaguarón. Niños, niñas y adolescentes recordaron su historia el sábado último exigiendo respuesta al estado a esta problemática. En lo que va del año, el Ministerio Público registra 421 casos de Abuso Sexual Infantil, es decir, 2 o 3 niños, niñas o adolescentes son violentados diariamente en Paraguay. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios