domingo, 5 de abril de 2015

Cuando un niño es capaz de hablar, hay que creerle.





¿Qué sucede cuando un abuso sexuales perpetrado?

Es un problema sumamente serio, muy delicado porque tiene que ver con una situación donde se corrompe la salud emocional de la víctima, en la mayoría de los casos, una niña o niño. Hay un corrimiento de los límites. Existe una violación del espacio físico de la persona. Además hay una asimetría adulto-niña o niño.

¿Cuáles son las consecuencias?

Son severas en muchos aspectos, en el desarrollo emocional del niño, tanto actual como a futuro, en sus relaciones interpersonales, en el concepto que tiene de sí mismo, del mundo, de la confianza, de la sexualidad misma. 

¿En qué ámbitos se producen mayormente los abusos?

En gran proporción de casos, en el intrafamiliar. El abuso se presenta dentro de la familia y el cerebro del niño no entiende cómo "quien tiene que cuidarme, sea un abusador". Esta es una de las peores experiencias, no puede ser comprendida. El abusador está en el seno de la familia: padre, padrastro, tío, una persona conocida. 

¿Cómo actúa el abusador?

Por lo general es un adulto de confianza que genera un entramado de atrapamiento, como una tela de araña, va atando.Inicia un proceso de captación, va generando acciones de manejo psicológico. De esa forma busca captar al niño y hacer que éste mantenga todo en secreto. El abuso sexual infantil se va dando gradualmente, es un proceso en el que el perpetrador maniobra y paso por paso va violando el espacio del niño.

¿Cuáles son los sentimientos del niño en ese momento?

El niño siente miedo, temor a las consecuencias, vergenza, por eso no devela la situación. Está atrapado, siente que no puede escaparse. Teme ser juzgado, sancionado, castigado. Se detectaron casos donde la víctima no habla por miedo a que no le crean. Es importante que todas las personas sepan que un niño o niña nunca puede fantasear con algo que está fuera de su campo de experiencia. Cuando un niño es capaz de hablar, el relato es verdadero. Se le debe creer, si no es retraumatizante para él. El descreimiento de la persona a la cual le develó la situación, de la Justicia o la sociedad lo retraumatiza. 

En esto, hubo un cambio con respecto a años atrás? 

Sí, se avanzó de modo significativo. Cuando un niño es capaz de decir que atravesó un abuso sexual, se lo cuida mucho, se lo contiene junto con sus padres, docentes, es inmediatamente llevado al plano de la Justicia que genera mecanismo de alto nivel de cuidado. Hay un gran compromiso. La sociedad ha dado pasos agigantados para acompañar al chico y la familia.

¿Qué lleva a una persona a cometer un abuso sexual?

Es complejo analizar los motivos. Seguramente su historia personal habrá incidido de modo significativo para que tenga vínculos con los niños, de forma diferente. El abusador no ve al niño tal cual es, sino como un objeto de gratificación sexual, erotizante. Esto sucede porque tiene una alteración en su sistema de percepción. 

¿Cómo se puede prevenir?

Como sociedad tenemos mucho por hacer. Fundamentalmente los educadores y los padres. Es necesario enseñarles a los niños que existen buenas y malas caricias. Estas últimas tienen que ver con el rozamiento de los genitales. También se les debe enseñar que cuando un adulto les dice "no le cuentes esto a tus padres, es un secreto" es porque algo malo está haciendo. Los adultos tenemos que generar mecanismos para estar cerca de los niños en su proceso de crecimiento y ellos deben sentir la disponibilidad para la vida misma. Deben saber que hay personas en torno suyo que los van a escuchar. 
Aún existen mitos en torno de la problemática. Hay que desmitificar mitos instalados como, por ejemplo, que si una adolescente sufre abuso es porque tal vez lo provocó. Esto es imposible que suceda, por más que la chica tenga una conducta sexual precoz, la responsabilidad está en el adulto. Hay que creerle a la nena cuando expone lo que le pasó. 

¿Cómo se diferencian los juegos sexuales indebidos entre chicos del abuso sexual?

Hay que tener en cuenta que un aspecto social es la curiosidad. Una cosa es el juego sexual infantil y otra el abuso infantil. El juego tiene que ver con una necesidad psicológica de exploración y curiosidad que forma parte de una experiencia saludable, de un desarrollo psicosexual adecuado. El niño tiene que explorar lo que pasa en el mundo y su propio cuerpo. En el juego sexual no existe asimetría de poder porque se da entre dos pares, niños, de modo picarezco. Quieren explorar el cuerpo del otro. Ensayan roles de vida, juegan al doctor. En el abuso hay asimetría, puesto que el adulto invade el espacio físico del niño. Los padres y educadores tenemos que estar cerca de los chicos, acompañándolos. Se debe trabajar con los niños para que aprendan a cuidar su cuerpo.


http://www.eltribuno.info/cuando-un-nino-es-capaz-hablar-hay-que-creerle-n529661

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios