domingo, 8 de febrero de 2015

ENTRE LO SACRO Y LO PROFANO



O, ¿ENTRE EL SACRO Y LO PROFANÓ?.

Era un hermoso día de Mayo, Juan Francisco, (Juancho), noveno hijo del iletrado tendero de la colonia, que estudiaba en la escuela secundaria del lugar, se dirigía a la parroquia, no podía creerlo, a sus 14 años recién cumplidos, ya había sido maestro catequista y su grupo de la doctrina haría su primera comunión, así que alegre, emocionado, entusiasmado, va a hacer los preparativos para que todo sea perfecto, se celebró la misa y el Padre Torres dirigió un mensaje en su sermón refiriendo el pasaje del Evangelio de Mateo 19, que dice ..”Dejad que los niños se acerquen a Mí, y no se los impidáis, porque de ellos es el reino de los cielos”, y les dio por primer vez a todos los pequeños, el cuerpo de cristo en una hostia y un pequeño sorbo de la sangre vertida en una copa, y ya terminando, la fiesta era en grande, las niñas en hermoso vestido blanco y los niños con sus mejores galas, y algunos recién planchada la camisa del uniforme escolar, llevaron un gran pastel para los festejados y hasta una improvisada piñata armada de una caja de cartón colgaba del mecate para ser rota.
Se acerca el padre a Juancho y le dice, buen trabajo has hecho, y como dice el libro santo, “si en lo poco me has sido fiel, en lo mucho te pondré”, y ya tu grupo ha recibido su primer comunión, eres un buen siervo de Dios y mereces que seas consagrado para servirle, así que dime, ¿quieres tu servir a Dios?, a lo que de inmediato contestó que , que era su deseo hacerlo, y el padre le indicó: “terminando la reunión, te enseñare unos versículos de la biblia y te consagraré para que le sirvas”, así que la mente e imaginación de Juancho se llena de alegría, de gozo porque será desde ese día un siervo especial, y en cuanto se fue la gente de inmediato buscó al padre Torres y sin decirle nada, tímidamente solo se le apersono cerca, esperando humildemente ser llamado.
El padre al verlo, y notar que ya no hay gente, lo pasa a la sacristía de la Iglesia y le dice, “veamos que dice la Biblia, y mira, aquí, en el libro de Samuel, verás que el Profeta, unge a David para que sea Rey de Israel, toma aceite y lo aparta para Dios, y acá verás , que en éste otro libro,  el de Reyes 4, el Profeta Eliseo, ayuda a una pobre viuda, que su hijo había muerto, se tiende sobre él tres veces y pone su boca sobre la de él para que resucite y como dicen los sacramentos, que bien sabes, es necesario el confesarse y decir tus pecados, y como dice en éste otro libro de la Biblia, el de Mateo, dice que debemos orar en secreto y que nos recompensará en público, así que todo lo que hagamos, lo me digas, lo que te diga, será en secreto, nadie debe saberlo y así Dios te recompensará en público y serás muy bendecido y podrás servirle a Dios en todas partes, así que ¿te agrada la idea?, ¿quieres, ser ungido con aceite para ser sacerdote y servidor de Dios?, ¿quieres comulgar y tomar la sangre de cristo?, ¿quieres que tus pecados mueran como los del hijo de la viuda y yo te de vida en Dios?.
Y Aun sin entender completamente lo que el padre haría, dijo SI, sin dudarlo, muy decidido por que sería ahora un servidor de Dios.
Bien, contesta el Padre Torres, haremos una “Confesión alternativa”, así que iniciaremos con que tomes unas hostias y debes beber tres copas de vino de consagrar una en honor del Padre, otra del Espírituy otra del Hijo, y mientras ponte de rodillas e inclina la cabeza y reza diez padres nuestros y diez aves marías. Juancho con la cabeza baja lo escuchaba y empezó a rezar en voz baja y audible, el padre saca un pequeño frasco de donde vierte algunas gotas de un medicamento para dormir en cada copa, y llenó tres copas de vino dulce de consagrar y se las dió a bebermientras continuaba rezando de rodillas.
Los efectos del mareo del vino y el medicamento hicieron su trabajo, la mente de Juancho daba vueltas y su cuerpo se adormecía, mientras escuchaba la voz del Padre que le decía, ahora, vamos a la celda, (dormitorio anexo a algunos templos parroquiales), es el lugar donde duermo, entrando vió un pequeño camastro de no más de 1 metro de ancho, donde lo sentó, y le dijo, te ungiré con aceite asi que quítate la ropa, e inició a untárselo por todo el cuerpo y le pidió se colocara boca abajo y ahora seguía colocando aceite y el Juancho ya casi dormido y completamente mareado, solo alcanzó a escuchar, que el padre decía “y como el sacerdote al hijo de la viuda, me acostare sobre ti tres veces y revivirás de la muerte de los pecados..
Y así fue, entre lo sacro y lo profano, llegó al sacro y le profanó.
Al despertar Juancho, ya era muy noche, estaba ya limpio y vestido, y sin restos de aceite y adolorido, solo escuchó que el padre Torres le decía, te quedaste dormido por que la unción del Espíritu Santo fue muy fuerte, pero estas muy bien, ahora eres siervo de Dios, y para estar totalmente seguros habrá que repetir esta unción, pero yo te diré cuando y como, por ahora te llevaré a tu casa y dirás a tus padres que la reunión por la primera comunión se extendió y se nos hizo tarde, ya que había que recoger y limpiar, y recuerda que lo que hagamos en secreto, Dios te lorecompensará en público, y si hablas o dices algo, perderás las bendiciones que Dios tenía preparadas para ti y  y tu familia serán malditos por siempre y sus almas se quemarán en el infierno, ¿verdad que tu no quieres que eso pase?, a lo que Juancho de inmediato dice, ¡¡claro que no !, yo me quedaré callado y esperare a que me vuelva a hablar para ser cada día más santo como usted.
Sé que existen Sacerdotes, Pastores, Curas, Rabí, o como desees llamarles, que son verdaderos apóstoles de la Fe y predicadores de excelencia que dan su vida por lo que creen, pero desgraciadamente también existen “líderes Religiosos” que tuercen la palabra de Dios, la manipulan y siguen reglones torcidos en una religiosidad que raya en la obligatoriedad, servilismo e incluso esclavismo de sus seguidores, si has sido afectado por algún “líder religioso”, quiero que sepas, que eso no es “voluntad de Dios”, ni “cosas del destino” o “porque ya me tocaba”, a eso se llama Abuso sexual, no es una enfermedad es una parafilia que se llama pederastia y es un delito perseguido y sancionado por la Ley.

NOTA: El Lugar y nombres de personajes, pueden variar dependiendo de las posibles experiencias de cada lector.

C. Aguiñaga
Colaborador de la Red Hispanoamericana contra el abuso sexual infantil 
Miembro de Asi nunca mas A.C 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios