jueves, 30 de octubre de 2014

Drama infantil y MP no actúa



Abrazando a su menor hijo la mujer hizo un llamado para que el papá y dos tías, denunciados por abuso sexual y violencia familiar, sean encarcelados. Foto: El Sol de Tulancingo.
El Sol de Hidalgo
30 de octubre de 2014


Por Felipe Vega

Tulancingo, Hidalgo.- La inmensa alegría que Anel Julissa sintió al encontrarse, después de nueve años y medio, con su pequeño hijo, pareció desmoronarse al saber que el propio padre y sus dos tías, durante mucho tiempo, lo maltrataron y hasta abusaron sexualmente de él.

El drama infantil fue denunciado, en Tulancingo, pero la mamá del infante, sin poder contener el llanto, dice que la agente del Ministerio Público de la Mesa Tres del Centro de Atención a Víctimas, Sandra Oropeza Santillán, no actúa y, en definitiva, le dijo que, por no tener una cooperación voluntaria de tres mil pesos, mejor deje las cosas como están.

Gadeguer Vite Ortiz y sus hermanas Ariadna y Berenice de los mismos apellidos, estas dos últimas profesionistas, todos hijos de la profesora Ana María Ortiz Trápala, son los ahora denunciados, pero, todo indica, no pisarán la cárcel, ya que hacen gala de influyentismo y tener mucho dinero.

Después de un duro y desalentador encuentro con la representante social que lleva el caso, la mamá, acompañada de su menor hijo, acudieron a este diario donde preguntó:

"¿Qué para los pobres no hay justicia? En inconcebible el proceder de la agente del Ministerio Público Sandra Oropeza, quien primero me dijo que sí había abuso sexual de las dos tías y después de que vio a la mamá de los acusados, cambió de parecer y ahora comenta que si acaso puede ser violencia familiar".

Abrazando a su vástago, la mujer hizo un llamado al propio gobernador Francisco Olvera y al procurador de Justicia Alejandro Straffon para que los responsables de esta infamia sean encarcelados y juzgados con estricto apego a Derecho.

NIÑO LOS CONTACTÓ POR FACEBOOK Y CELULAR

Anel platicó que hace años se casó, por el civil, con Gadeguer Vite Ortiz y procrearon dos hijos, pero debido a múltiples problemas, se separaron y él literalmente le arrebató a uno de sus vástagos.

Indicó que el niño tenía año y medio de edad. Pese a que recurrió ante distintas autoridades, entre ellas el Juzgado Civil y Familiar donde le otorgaron la patria protestad provisional, el padre nunca se lo entregó y siempre que la veía era para amenazarla y decirle que su hijo estaba bien.

Transcurrieron los días, meses y años, nueve y medio para ser exactos y, mediante Facebook, el pequeño, al que siempre le hicieron creer que su mamá lo había abandonado, contactó a una hermana de Anel y le escribió: Mi mamá me abandonó, nunca le importé.

La tía del pequeño se apresuró a contestarle que no era verdad y le dio el número de celular de su mamá para que hablara con ella.

Aprovechando que su abuelita, papá y tías no estaban y tenía una llave de la puerta, ya que casi siempre lo dejaban encerrado, el niño le habló a su mamá al celular y quedaron de verse en Catedral.

Antes, el infante le platicó a su mamá que vivía en un infierno y si ella no lo aceptaba para que estuvieran juntos, se iba a suicidar, ya que no aguantaba la vida que le daba su familia.

Sin saber dónde estaba la Catedral, el niño se fue en bicicleta y así llegó para ver a la autora de sus días, quien, llorando de alegría, lo besó, lo abrazó y le explicó la realidad de la situación.

Anel Julissa indicó que desde ese momento se propuso nunca más separarse de su vástago incluso a costa de su vida, porque sabe perfectamente bien del poder y la agresividad que caracteriza a los hoy denunciados.

En cuanto el papá y la abuela del pequeño notaron su ausencia, la última acudió a las oficinas del Ministerio Público, donde reportó la desaparición de su nieto, pero la mamá de inmediato comunicó a las autoridades que estaba con ella y era su mamá.

También demostró que por mandato judicial ella tenía que tener bajo custodia al infante y de esta manera siguen juntos, incluso hace unos días festejaron el cumpleaños del menor.

ABUSO SEXUAL Y VIOLENCIA FAMILIAR

Desde su encuentro, tras casi 10 años de no verlo, la mamá supo, por voz de su hijo, de las conductas ilícitas de su papá y sus tías para con él y, sin dudarlo, acudió ante el Ministerio Público (MP) del Centro de Atención a Víctimas.

En un principio formularon la averiguación previa por abuso sexual en contra de las hermanas Ariadna y Berenice Vite Ortiz, profesionistas, quienes imparten clases en una escuela especial de Pachuca y en dos universidades de Tulancingo.

El pequeño le dijo a su mamá y también al agente del MP la forma en que sus tías le hacían cosas raras e incluso una de ella le practicó el sexo oral cuando él tenía nueve años.

Anel manifestó que después que formularon la averiguación previa y la canalizaron a la mesa tres de Cavit, se entrevistó con la agente del MP Sandra Oropeza. Después de leer la declaración de su hijo, sin dudarlo le dijo que sí era abuso sexual.

Con el paso de los días supo también que Gadeguer Vite Ortiz, padre de su hijo, siempre lo maltrataba y obligaba a hacer cosas que no quería, como a disparar una pistola, según él para que se hiciera bien hombrecito.

RADICAL CAMBIO DE AGENTE DEL MP

La mamá del pequeño decidió volver a presentarlo en las oficinas del MP, esta vez para que hiciera la acusación contra su progenitor, pero se dio cuenta que ahí estaba la abuelita, hablando con Sandra Oropeza, quien le hizo señas para que no dijera nada delante de ella.

En cuanto la profesora Ana María Ortiz Trápala se retiró, la representante social fue clara en decirle a la mamá del niño que necesitaba llevar una cooperación voluntaria de tres mil pesos para que agilizaran los trámites y pasara el caso al Juzgado Penal.

Sorprendida por esta situación y, además, no tener el dinero, le respondió que iba a ver si los conseguía. Días después regresó para decirle que no le prestaron pero que la ayudara a que le hicieran justicia.

Irónica, Sandra Oropeza le respondió que no iba a ser posible, pues si no tuvo esa pequeña cantidad iba a ser más difícil que siguiera el caso y le aconsejó que mejor dejara las cosas como están.

La mujer comentó también que al pedir la averiguación previa para ver su contenido, se dio cuenta que de las dos declaraciones que hizo su hijo, solo hizo una sola y eliminó muchos señalamientos graves en contra de los tres hermanos, situación por la que le reclamó.

La agente del MP ni caso le hizo y le sugirió que no se pusiera tantas cosas malas que hizo el padre, incluyendo lo de un asalto, ya que le podría acarrear graves consecuencias..

Finalmente, le hizo mención que la averiguación previa, en caso de ser consignada al Juzgado Penal, será, si acaso, por violencia familiar y no por abuso sexual, ya que no se da ese delito.

Decepcionada por el proceder de la supuesta representante de la sociedad, la mujer decidió hacer la denuncia pública y pidió encarecidamente al procurador de Justicia, Alejandro Straffon, que la averiguación previa sea integrada y consignada por ambos delitos.

"Nuestro gobernador Francisco Olvera siempre ha dicho que en Hidalgo nadie puede estar encima de la ley, por eso tengo toda la confianza en que harán justicia y, además, que servidores públicos como la agente del MP Sandra Oropeza no tengan cabida en puestos importantes por su incorrecto proceder, en vez de apoyar a las víctimas.

Por último, expresó que la misma funcionaria de la Procuraduría le puso como ejemplo que en otra averiguación previa un adulto tuvo contacto sexual con una niña de cinco años y por el hecho de que no la penetró, el expediente era muy probable que se iría al archivo definitivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios