lunes, 3 de marzo de 2014

No me pegues… no soy malo, papacito...’


*El abuso contra infantes no es privativo de los núcleos de pobreza, también se vive en las altas esferas sociales, donde están de por medio el abandono, el alcoholismo y la drogadicción.
*Esos pequeños cuerpecitos han sido muchas veces masacrados por sus propios padres una vez que en ellos descargan sus rencores, odios y fracasos.
*La pederastia por parte de ministros de Dios, otro asunto más de agresiones en contra de niños y niñas mexicanos.
Por Carlos Morales Juárez

espués de una paliza, de haber recibido golpes, un maltrato que raya en la impotencia, abriendo sus ojitos inundados de llanto como pidiendo que cese tan cruel castigo, buscando afanosamente los escondites por ellos creados, en los rincones o debajo de las camas, cientos, miles, millones de niños mexicanos sufren lo indecible, convertidos en el escape de los fracasos de los adultos, que en ellos descargan sus odios y rencores, golpeándolos sin misericordia bajo el pretexto de enseñarlos de esa manera a guardar respeto.
Sus pequeños cuerpecitos se llenan de marcas imborrables, de cicatrices que no se curan fácilmente, que se adhieren en el alma por el resto de sus vidas, que los vuelven temerosos o agresivos y todo únicamente por reclamar su espacio, ese que les ha sido negado por las malas jugadas de la vida, donde ellos no tienen culpa alguna por reclamar ser felices, donde quieren llamar la atención haciendo mil travesuras.
Los mayores hemos sido a través del tiempo tremendamente crueles con los niños, sobre todo en el seno familiar, equivocando el camino para convertir a nuestros hijos en hombres y mujeres de bien, considerando que el tejido social en el país se ha desbaratado precisamente porque no se les otorgaron tempranas tundas a los chamacos, "nomás pa’ que aprendan que eso no se hace, que eso no se dice, que eso no se toca".
En la poesía "¿Por qué me quité del vicio?", Carlos Rivas Larrauri retrata la circunstancia que desde tiempos atrás vivía en México con el maltrato infantil, producto del alcoholismo.
SECUELAS EN NIÑOS MALTRATADOS
En un reciente ensayo la escritora Josefina Castillo parte del refrán popular que reza: "De tal palo, tal astilla" para señalar que eso es justamente lo que puede llegar a pasar con un niño que desde que comenzó su vida ha visto y recibido malos tratos por parte de alguno o ambos progenitores.
"El hecho de producir en un niño castigos muy severos o extremos va a potenciar que éste al madurar proyecte eso mismo en sus hijos, por ello se debe tomar en cuenta que los castigos deben realizarse adecuadamente y no de forma violenta porque no por ello un niño mejora su conducta ni aprende mejor a discriminar un acto que haya hecho y que se considere inapropiado".
SÍNDROME DEL NIÑO MALTRATADO
Es definido como una entidad clínica que se da generalmente en niños pequeños, los cuales son objeto de crueldad excesiva o malos tratos tanto físicos como psicológicos o morales o bien de trato inadecuado de hecho u omisión por parte de sus padres, familiares o cuidadores.
El maltrato infantil es la acción, omisión o trato negligente que no se produce de manera accidental y que priva al niño de sus derechos y su bienestar, que amenaza o interfiere su ordenado desarrollo físico, psíquico y social y cuyos autores de estos hechos pueden ser personas, instituciones o la propia sociedad.
Es necesario aceptar que hay padres que maltratan a sus hijos como resultado de sus tragedias históricas, pero también debemos de creer que ha existido un conjunto de creencias que justificaban en todo momento los malos tratos por razones educativas.
COAHUILA EN LA LISTA NEGRA
De acuerdo con información de la Red por los Derechos de la Infancia en México, Coahuila es uno de los estados con mayor incidencia de maltrato infantil, junto con Guanajuato, Yucatán, Puebla, Chihuahua, Chiapas, Oaxaca y Sinaloa.
Ante dicha problemática se ha planteado establecer una política integral en la que participen los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, así como los tres ámbitos de gobierno, con la finalidad de mantener a los niños mexicanos al margen de la violencia mediante el incremento de sanciones para los agresores.
El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) señala que una tercera parte de los hogares mexicanos padece violencia, 34 por ciento de tipo emocional; 5.4 por ciento intimidación, 3.9 por ciento física y 1.5 por ciento sexual.
COMUNIDADES MARGINADAS
Si bien México es un país que ha logrado mejorar sus índices en el acceso a la educación básica, los problemas más grandes a los que se enfrentan los niños, niñas y adolescentes son la situación de pobreza extrema, mortalidad infantil y materna en comunidades marginadas, inequidad por ingreso, origen étnico y género.
Las comunidades marginadas carecen de muchas necesidades. Los indígenas se encuentran entre los grupos más vulnerables del país; la desigualdad que prevalece en los ingresos en campo y ciudad son considerables.
OBLIGADOS
Tan sólo en el año 2010 se registró la cifra de 956 niños y niñas que fallecieron a causa del crimen organizado, mientras un elevado porcentaje quedaron desamparados por la pérdida de sus padres secuestrados o asesinados.
En el mundo existen alrededor de 275 millones de infantes que son maltratados con golpes, insultos, humillaciones y abandonos, además de que una cantidad significativa son obligados a trabajar, a prostituirse o a realizar prácticas pornográficas, otros son víctimas de tráfico humano y muchos más son obligados a enlistarse en las filas del ejército.
 
MARCAS QUE NO SE BORRAN
Genaro Aldape Sifuentes, pequeño que habita en la colonia El Tanquecito, de Saltillo, tiene el cuerpo marcado por las severas y constantes golpizas que le propina su madre, mujer que de esa forma descarga sus fracasos debido a que dos meses después de que nació su hijo, su pareja la abandonó.
En ese escenario entremezclado con la pobreza, el alcoholismo y la drogadicción, el pequeño de escasos diez años ha cargado con la culpa. Constantemente recibe un taco por parte de las vecinas que le brindan algo de cariño y a pesar de haber denunciado constantemente el caso ante las autoridades del DIF, muy poco o casi nada se ha hecho al respecto.
Casos como éste se repiten constantemente en Coahuila, aunque no son exclusivos de los sectores marginados; también las agresiones en contra de los pequeños se viven en las altas esferas sociales.
SACERDOTES PEDERASTAS
En recientes días, el obispo de la Diócesis de Saltillo, Raúl Vera López, dio a conocer que en los catorce años que lleva al frente de la Iglesia, dos casos de pederastia fueron cometidos por sacerdotes en Coahuila, uno de las cuales correspondió a la Diócesis de la capital coahuilense.
"Por medidas cautelares, la Santa Sede autoriza a sacar del ministerio a un sacerdote que esté cometiendo ese tipo de crímenes", refirió, luego de afirmar que ya ha enviado los casos al Vaticano, mismos que son analizados e investigados.
El rumor corrió cual reguero de pólvora hace más de veinte años: se decía que en la ciudad de Torreón un sacerdote violaba a los niños frente a la imagen de Jesucristo, caso que jamás se investigó a fondo.
Desde entonces comenzaron a aparecer otros casos, donde ministros de la Iglesia Católica abusaban de los llamados monaguillos, logrando reunir algunos nombres que obran en nuestros archivos y que damos a conocer.
Luis Acosta Rodríguez, detenido por violación en el Distrito Federal, mismo que salió libre bajo fianza; Nicolás Aguilar Rivera, protegido del cardenal Norberto Rivera Carrera, acusado de más de 80 delitos contra menores.
Marvin Archuleta, acusado de pederastia en Estados Unidos, enviado a México desde el año 2003; Heladio Ávila Avelar, acusado de abuso sexual de tres menores en 1996, fue juzgado y estuvo preso en Guadalajara por 5 años. Al salir fue enviado al Centro de Recuperación Alberione (casa de seguridad de sacerdotes pederastas) en Tlaquepaque.
Se tienen otros nombres de sacerdotes que no han sido investigados, como Gregorio Bautista Hernández; Michael Baker; Gerardo Beltrán; Rolando Blassi Villatorio; J. Guadalupe Borja de Borbón; Francisco Bravo Hinojosa; Samuel Cabot; Raúl Cabrera; Gabriel Calderón; José de Jesús Calvillo, acusado de abusar de varias mujeres en Saltillo y que fue cambiado a Ciudad Acuña.
Manuel Esteban Camacho, Antonio Camacho, Luis Javier Campos de Alva, Natalio Carmona Guerrero, entre otros más que obran en expedientes.
El asunto es que dichos abusos contra niños y niñas tampoco escapan a los ministros del culto religioso, amparados en una supuesta comunión donde ya no se sabe si son soldados del cielo o del infierno.
UN ENTORNO ADECUADO
Es evidente que frente a tan sobradas agresiones en contra de los menores, los diputados de Coahuila deberán intensificar su trabajo, velando por quienes el día de mañana habrán de tomar las riendas del Estado.
Todos juntos debemos luchar por brindar a nuestros pequeños los espacios adecuados a su edad, donde queden libres de maltratos, donde sencillamente puedan ser felices para seguir iluminando con sus sonrisas el mismo sol que nos abraza cálidamente en estas tierras. Ellos, que no pidieron venir al mundo para sufrir, sino para llenarnos de dicha, ya sea con sus travesuras y ocurrencias... pero jamás con su dolor ni con su llanto.
DÍA INTERNACIONAL DE LOS NIÑOS
Fue el 19 de agosto de 1982 que tras una serie de sesiones extraordinarias derivadas por la violencia en Palestina, la Organización de las Naciones Unidas declaró el 4 de junio como Día Internacional de los niños víctimas inocentes de agresión.
La resolución aprobada ES-7/8, de acuerdo con la ONU, tiene el propósito de reconocer el dolor que sufren los niños en todo el mundo víctimas de maltrato físico, emocional y mental.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios