jueves, 21 de noviembre de 2013

Abuso sexual infantil, segundo con mayor incidencia


Cambio de conducta (agresiva o solitaria), juegos distintos a los acostumbrados y tocar sus genitales con frecuencia, son acciones que pueden señalar que un niño es o ha sido abusado sexualmente.

El abuso sexual es una de las expresiones de violencia que un niño puede experimentar. Se calcula que en América Latina no menos de 6 millones de niños, niñas y adolescentes son objeto de agresiones severas y 80 mil mueren cada año por la violencia que se presenta al interior de la familia, datos del  Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).
En México, más de 25 mil niños y niñas son maltratados, de ellos, se estima que 20 mil padecen de abuso sexual, principalmente en 7 ciudades fronterizas y turísticas. El 70% de violaciones, abusos y explotación ocurren en el Distrito Federal, Tijuana, Ciudad Juárez, Guadalajara, Acapulco, Tapachula y Cancún. }
Así lo señala un estudio realizado en conjunto por la UNICEF y el Sistema Integral para la Familia (DIF), donde también se indica, que el 80% de las víctimas, fueron niñas de entre 10 y 14 años de edad.
El abuso en Oaxaca
El año pasado, se registraron 86 casos de abuso sexual y abuso sexual agravado contra menores, en el 97.3% fueron niñas y 12.7% niños. Después de la violencia de género, el abuso sexual infantil es de mayor ocurrencia en la entidad,
Datos que ofrece de la subprocuraduría de Delitos contra la Mujer por Razón de Género, dependencia que también señala la existencia de 500 averiguaciones previas por violación y abuso sexual a menores.
En este mismo sentido, en 2007 el Instituto de la Mujer Oaxaqueña realizó un estudio hemerográfico. Con el registro de 802 periódicos revisados de junio a diciembre, se contabilizaron 588 casos de mujeres que vivieron violencia de género, de ellas 150 fueron niñas, representando un 26%,  además de 13 niños que vivieron violencia sexual, donde se incluye la violación equiparada, abuso sexual agravado y violación tumultuaria.
Los agresores
En general, el 70% de las agresiones son ocasionadas por son integrantes de la familia, el padre, hermanos, tíos, abuelos e incluso la madre. El 30% restante es  por desconocidos.
“No existe una descripción única de un agresor sexual o pedófilo. Es una conducta que puede ser desarrollada con el tiempo, imitada o aprendida. Puede ser cualquiera, desde un albañil, un profesionista, un maestro”, señaló Susana Rodríguez, licenciada en criminología y criminalística.
Por ser parte de la familia, el menor no expresa lo sucedido, por lo cual el abuso puede pasar desapercibido durante años, situación que complica levantar una denuncia, ratificar los hechos y proceder contra el culpable.
“Los niños son amenazados, intimidados y generalmente les dicen que si lo cuentan nadie los va a querer. Por eso muchos niños se vuelven solitarios, se apartan y no comparten lo que les sucede”, comentó la especialista.
La prevención
Ante el panorama, la Clínica de Atención Psicológica y Terapias Alternativas (CAPTA) presentó el cuaderno para iluminar “Así no se vale”, para que “los niños conozcan que es el abuso sexual y de quién se tienen que cuidar”, comentó Rosario Guadalupe Sánchez, psicóloga realizadora del cuadernillo.
A través de dibujos, la asociación civil pretende que los niños reconozcan sus derechos, aprendan sobre las partes de su cuerpo que no deben ser tocadas, cómo evitar que alguien las toque y cómo decirlo.
Este es el segundo material didáctico que realiza la CAPTA, ya que en agosto del año pasado presentaron una historieta, con lo cual se introduce a los niños y adolescentes al cuidado de su intimidad.
Datos:
Cifras delitos sexuales
497 en 2010
586 en 2011
548 en 2012
416 en 2013
Edades
90% de 5 a 12 años
10% de 0 a 4 años
60% zonas urbanas
17% lugar desconocido
17% Valles Centrales
6 % Istmo 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios