domingo, 20 de octubre de 2013

Documental aborda el abuso infantil en la India


deviantART image of Little Red Riding Hood by Sebastian Moya, CC BY-SA 3.0
 Imagen pintada con spray de la pequeña Caperucita Roja por Sebastián Moya, deviantART, CC BY-SA 3.0
El abuso sexual infantil rara vez es discutido abiertamente en India. La falta de una educación adecuada entre los adultos, malestar con respecto a la explicación de temas relacionados con la sexualidad para los niños y la cultura en donde se espera que los niños respeten a los miembros adultos de la familia sin hacer ningún tipo de preguntas, a menudo pone a los niños en una situación de abuso en donde ellos no están capacitados para informarlo. En esta publicación, revisaremos un documental que informa y también impulsa tanto a adultos como a niños a romper el silencio acerca del abuso infantil.
Chuppi Todo [en] (Rompe el silencio) un filme del cineasta documental Sanjay Kumar Singh[en] tomó forma en el año 2011 cuando Sanjay, en un esfuerzo por educar a su hermana de 6 años y niños como ella acerca del abuso, decidió realizar un filme para niños en donde supieran cómo reconocerlo, elevar sus voces en su contra e informarlo a un adulto responsable. El filme fue patrocinado por Plan India [en], una ONG que trabaja con niños. Desde entonces, Sanjay ha creado muchos más filmes y anuncios televisivos con el mismo tema, como herramientas de sensibilización en contra del abuso.
El filme [en], que es el primero de la serie y que está disponible en YouTube es, en gran medida, interpretado por un mimo junto a una voz en off. La narración sigue a dos niños: Rahul y Sania, quienes son buenos amigos y disfrutan leyendo y jugando juntos. Un día, mientras jugaban al escondite en la casa de un vecino, Rahul fue impulsado por su vecino a que se escondiera detrás de él y luego es cubierto con una manta que el hombre estaba usando y llevado a su regazo. Un asustado Rahul huyó y luego le relató su calvario a Sania quien le contó que un incidente similar le había pasado pero que su madre le había enseñado a decir NO. Sania tomó al agitado y avergonzado Rahul para llevarlo hasta donde su madre, tranquilizándolo porque ella podría ser la persona indicada para ayudarlo. La madre de Sania calmó al niño y luego lo educó con respecto a una caricia segura y una no segura, a decir NO a ese tipo de caricia y luego huir. A los niños también se les enseña que no deberían tener ese tipo de cosas en secreto (incluso si el abusador le suplica o amenaza que no lo haga) y a informarlo a sus madres o a otro adulto responsable. El filme también le enseña a los niños que incluso cuando ellos no son capaces de identificar claramente la naturaleza de la caricia, pero los hace sentir incómodos, lo mejor es rechazarla e informarla.
El filme pide a los niños no quedarse en silencio, no tener secretos con sus madres u otro adulto responsable y hablar acerca del abuso. Pero ¿porqué los niños no informan un abuso? ¿porqué se lo guardan? En su artículo en Women’ Web, la blogger Divorceddoodler explica [en] algunas de las razones de porqué los niños no confían en sus cuidadores u otros adultos responsables, es decir, los niños no tienen las palabras para describir lo que les pasó, temen que no les crean y sienten que de alguna manera es su culpa o han sido amenazados y deben permanecer en silencio.
La autora y blogger Sweta Vikram [en], escribió en Halabol [en] señalando algunos de los factores culturales que podrían “paralizar” al niño a un “nivel subconsciente” y de esta manera se cierran y garantizan el silencio. Ella escribe [en]:
“Respeta a tus mayores” o “no cuestiones lo que las personas mayores dicen” o “los mayores nunca se equivocan” es lo que nos enseñaron a creer. Los niños son amados y mimados, no respetados como individuos. Sus opiniones y experiencias incluso son valoradas o etiquetadas como “lindas” o “imaginativas”. Y para aquellos de nosotros que somos o eramos imbéciles rebeldes y buscábamos respuestas lógicas a todo, incluso cuando niños, eramos castigados y etiquetados como “faltos de respeto” ¿Cuántos niños e incluso adultos crees que pueden estar bien con sentirse como un desterrado?
Nos lavaron el cerebro para que permaneciera nuestra ropa sucia en casa, por lo tanto, incluso cuando un crimen como la violencia sexual ocurre o está pasando, muchos niños no hablan en contra de esto debido al miedo, al impacto, la vergüenza o la falta de apoyo. O incluso cuando fueron escuchados, la reacción puede ser: maneja los problemas en silencio.
A principio del año 2010, otro documental titulado ¡Habla alto! ¡No es tu culpa! [en] producido por los estudiantes del Instituto Social de medios de comunicación Sophia (SCM, por sus siglas en inglés) en Mumbai y dirigido por Dipika Lal quien ahora es una profesional de medios, abordó el problema del abuso infantil en India. Utilizando una analogía visual de la historia de la pequeña Caperucita Roja y teniendo dos adultos que habían enfrentado el abuso cuando niños (uno de ellos era la misma Dipika) se abrieron y contaron su experiencia en cámara, el director no solamente publicó lo que los niños sienten y pasan si no que también cuáles son los problemas que tienen que enfrentar cuando alguno de ellos se abre con respecto a eso. El filme actualmente se encuentra en Culture Unplugged [en] y ha sido utilizado con permiso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios