martes, 24 de septiembre de 2013

A un paso del infierno: Grassi entre rejas


Está condenado a 15 años por corrupción de menores y abuso sexual agravado. Estaba libre. Irá a la cárcel 39 de Ituzaingó
Estaba en capilla y quedó a un paso del infierno. El pedófilo Julio César Grassi alcanzó a pasar cuatro años en libertad pese a estar condenado por abuso sexual infantil agravado; uno de los delitos más aberrantes del código penal argentino. Mientras anoche se aguardaba con expectativa el resolutorio del tribunal replicaban los comentarios acerca del “sátiro de la sotana” en prisión, al grito de “guardias” con furia, expresando la misma desesperación y desesperanza que vociferaron sus víctimas al momento de los vejámenes, o durante estos años, en que se había convertido en el único condenado en libertad de la justicia argentina con una sentencia confirmada en triple instancia.

La escena de Diego Torres en “La Furia” quedó inmortalizada en la memoria de cine nacional, quizá junto al insulto de Héctor Alterio en Caballos Salvajes o el genial Luis Brandoni con “las tres empanadas” en Esperando la Carroza. 
Pero Diego Torres interpretaba en ese film a Marcos, un convicto encerrado injustamente. En medio de la trama, el personaje estaba a punto de ser violado por sus compañeros de celda, desesperado pidió auxilio: "¡Guardias!". 
Aquí, a diferencia de la ficción, la condena no es injusta. Y la acogida que puede tener el condenado Grassi en la cárcel puede ser bien distinta; y máxime, porque un tribunal, la Casación y la Corte se encargaron de confirmar que la condena de 15 años de prisión está ajustada a derecho sobre cosa juzgada.
En rigor, desde anoche el cura Grassi cumplirá una condena por abuso sexual y corrupción de menores de 15 años de prisión en la Unidad Penal 39 de Ituzaingó. Así lo resolvió el Tribunal Oral Criminal 1 de Morón, que basó su decisión en tres fallos condenatorios anteriores y en el peligro de fuga. 
La decisión fue tomada por los jueces Mariana Maldonado, Pablo Lucero y Claudio Cheminade, quienes asumieron en forma reciente sus cargos en el Tribunal, donde reemplazaron a Luis Andueza, Jorge Carrera y Mario Gómez quienes habían condenado a Grassi, pero le habían permitido la libertad hasta que la sentencia quedara firme. 
El sacerdote fue condenado por el TOC 1 en junio del 2009 a 15 años de prisión por haber abusado de un menor, que en el juicio adoptó el nombre ficticio de "Gabriel", que se alojaba en guarda judicial en la Fundación Felices los Niños, que Grassi presidía. La condena fue confirmada en tres instancias, pero hasta hoy gozaba de una libertad morigerada. 
El Tribunal, tras haber escuchado durante dos horas y media a todas las partes, dispuso ayer la "inmediata detención" de Grassi por el principio básico de la Constitución Nacional de "afianzar la justicia". 
Argumentó además la existencia de tres fallos condenatorios -dos de ellos ordinarios y uno extraordinario (Cámara de Apelaciones, Casación y Suprema Corte bonaerense)- contra el sacerdote por el delito de abuso sexual y corrupción de menores. 
“Hay un peligro de fuga concreto y verificable”
Antes de seguir leyendo, la presidenta del tribunal, Mariana Maldonado acomodó sus coquetas gafas y advirtió: “si hay desorden, desalojo la sala”. Y el silencio colmó la sala. La magistrada sostuvo que se decidió la detención de Grassi basándose en "actos claros y precisos, que dejan en evidencia un peligro de fuga concreta y verificable" del imputado. 
"La privación de la libertad durante el trámite del proceso únicamente podrá legitimarse como excepción y no debe ser la regla general", precisó la resolución del TOC 1, que fue leída anoche en audiencia oral y pública en la sede de los tribunales de Morón. 
La jueza dijo que el estado de inocencia del encausado "continúa intacto" pero ordenó cesar la libertad vigilada. 
"De lo contrario este proceso incurriría en alta gravedad institucional", sostuvo la presidenta del TOC 1 y agregó que por su condición de clérigo se dispuso para la detención la unidad 39 de Ituzaingó, ubicada en el barrio San Alberto, diócesis de Morón. 
El sacerdote escuchó las palabras de la magistrada sin realizar un sólo gesto y, una vez concluida la lectura, tomó sus cosas y se retiró sin que los policías que lo custodiaban le colocaran esposas. Algo de lo que tampoco hay antecedentes. Todo condenado se retira de la sala, con el par de frías esposas por la espalda. 
“Me armaron la causa”
Grassi desmintió haber realizado "amenazas" a las víctimas y dijo que le "armaron una causa" al tiempo que negó tener medios económicos para fugarse, lo que apoyó levantándose de su asiento y mostrando el fondo de los bolsillos de sus pantalones. “¿Quieren que vaya a picar piedras en lugar de ser útil a la sociedad asistiendo a la Fundación?”, deslizó.
El fín de un capítulo negro para las víctimas”
El abogado querellante, Sergio Piris, cuyo defendido "Gabriel" es el único de los tres denunciantes -junto a los menores conocidos como Luis y Ezequiel- por el que Grassi fue condenado, dijo que está "conforme" con la resolución de los jueces de Morón, porque la situación de libertad de la que gozaba el cura "era un privilegio". 
Para Piris, "en este proceso que comenzó en el 2002 se tuvo poco en cuenta a las víctimas. Se lo contuvo más al imputado que a los jóvenes denunciantes", aseguró el letrado, para quien "este es el fin de un capítulo negro para las víctimas, que mientras estaban en esta situación, veían a Grassi pasearse por los programas de televisión gozando de libertad". 
“Los niños podrán estar en paz”
El abogado querellante Juan Pablo Gallego dijo que a partir de hoy "los niños podrán estar en paz. De una vez por todas aparecieron la garantías de las víctimas". 
"Este sujeto por fin va a cumplir la pena que le corresponde por los delitos que ha cometido", destacó el letrado que representa a los derechos de los niños a través de Comité Argentino de Seguimiento y Aplicación de la Convención Internacional de los Derechos del Niños (CASACIDN). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios