lunes, 24 de junio de 2013

Urgen a fortalecer las ciberpolicías en todo el mundo

Dejan ir a pederastas; descubren 548 casos, pero no hacen nada
 De enero de 2012 a marzo pasado, la Policía Federal ha identificado a 548 presuntos pederastas. Sin embargo, no ha habido ninguna acción contra ellos o intervención de sitios de Internet.

A través de una solicitud de información realizada a la División Cibernética de la Policía Federal, la autoridad respondió que tiene el conocimiento de “conductas que probablemente puedan constituir un delito en contra del libre desarrollo de la personalidad, respecto de personas menores de 18 años”.
Sin embargo, declaró “inexistencia” de información de acciones contra sitios o correos electrónicos sospechosos.
De acuerdo con datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, cada mes 100 menores en México son víctimas de las redes de la pornografía infantil que operan a través de Internet.
La autoridad federal explicó que detectó a más de 500 sospechosos de pederastia, a través de 306 mandamientos judiciales, 19 colaboraciones de investigación, 77 casos por medio del Centro Nacional de Atención Ciudadana, 113 por correos electrónicos y 33 mediante reportes telefónicos.
Ciberpolicía ubica a 548 pederastas
El área encargada de la Policía Federal dice no contar con información acerca de páginas o correos desactivados.
La Policía Federal, que depende de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS),  encontró en 15 meses un total de 548 presuntos pederastas a través de distintos medios, sin embargo, carece de información acerca de haber deshabilitado o intervenido las páginas o cuentas de correo electrónico que resultan sospechosas.
A través de una solicitud de acceso a la información, realizada a la división cibernética de la Policía Federal, se informó que de enero de 2012 a marzo de 2013, se tuvo conocimiento de más de 500  “conductas que probablemente puedan constituir un delito en contra del libre desarrollo de la personalidad, respecto de personas menores de 18 años de edad”.
Igualmente se desprende que la corporación tuvo conocimiento de lo anterior a través de 306 mandamientos judiciales, 19 colaboraciones de investigación, 77 por medio del Centro Nacional de Atención Ciudadana (CNCA-ONLINE), 113 correos electrónicos y 33 reportes telefónicos.
La Policía Federal también reconoce que tiene una “inexistencia” de información con respecto al número de páginas y direcciones de correo electrónico desactivadas o intervenidas por este mismo motivo.
Lo anterior a pesar de que el artículo 65 del Reglamento de la Ley de la Policía Federal vigente, señala en su apartado XlX que “Corresponde a la Dirección General de Prevención de Delitos Cibernéticos: Solicitar, conforme a las disposiciones aplicables, la baja de información, sitios o páginas electrónicas que representen un riesgo, amenaza o peligro para la seguridad pública”.
Cabe destacar que incluso el mismo Reglamento contempla la posibilidad de que se realicen acciones de “usuario simulado” para que se pueda recabar información y evidencias de las presuntas actividades ilícitas.
En respuesta a la solicitud de información, la Policía Federal, argumenta que, “después de realizar una búsqueda exhaustiva en los archivos en trámite, archivos de concertación, registros internos y libros de gobierno que conforman este Órgano Administrativo Desconcentrado y de conformidad con lo establecido en el Criterio 02/2012 emitido por el Comité de Información de esta Policía Federal, el cual establece que las respuestas que proporciona la Unidad de Enlace con motivo de solicitudes de acceso a la información son de carácter institucional, no se encontró documento y/o registro que permita dar respuesta a lo solicitado”, señala la respuesta.
Incluso señala que se llevó a cabo una búsqueda temática  por parte de la División Científica de dicha corporación, “actualizándose la misma por no haberse generado u obtenido el documento que contenga la información y no existir obligación legal para ello”.
Cabe destacar que se solicitó una entrevista con algún mando de la Policía Cibernética, sin embargo nunca hubo respuesta.
La Dirección General para la Prevención de Delitos Cibernéticos pertenece a la División Científica de la Policía Federal y entre sus funciones se encuentra obtener la evidencia digital, mediante técnicas y personal especializado, así como orientar al ciudadano víctima de un delito electrónico, entre otras responsabilidades.
Falta legislación
De acuerdo con Andrés Velázquez, fundador y director de Mattica, el primer laboratorio de investigación de delitos informáticos  de América Latina, nuestro país ha quedado rezagado en cuanto a la legislación en materia de delincuencia cibernética.
El experto indicó que intervenir o cerrar los sitios o correos donde presuntamente se difunde el contenido que amenaza o pone en peligro a la seguridad pública no es tan sencillo.
“Tendríamos que revisar cada una de las situaciones, sin embargo, hay un factor en particular que está vinculado a la respuesta, y es el hecho de que pasa si la Policía Cibernética detecta una página con contenido sexual que pudiera llegar a ser una amenaza hacia la sociedad, si estuviera almacenada dentro de un país que no fuera México, en ese momento no tiene jurisdicción, o simplemente, que sí sea alguien que desde México tenga acceso a esto”, explicó.
“Es ahí donde todo el tema de cooperación internacional juega un papel muy importante y es algo que México se ha quedado un poco rezagado al respecto”, añadió el especialista.
Uso de internet va en aumento
De acuerdo con datos del UNICEF cada mes 100 menores en México son víctimas de las redes de pornografía infantil que operan en internet.
En la actualidad 27.6 millones de hogares mexicanos cuentan con servicio de internet, el cual es utilizado en promedio dos horas 54 minutos al día.
El 48 por ciento de los usuarios accede a este servicio en su domicilio, los establecimientos de internet con 34 por ciento, el trabajo 19%, por trabajos escolares 11%, y en casas de otros compañeros cuatro por ciento, lo cual hace prácticamente imposible tener un control o vigilancia sobre los contenidos a los que acceden los menores de edad.
De acuerdo con datos proporcionados por la Asociación Mexicana de Internet (Amipci), cuando se utiliza este servicio, 70% de las ocasiones a las que se accede es para revisar correos electrónicos; 58 para realizar mensajes instantáneos, 42 para ingresar a una sala de chat, 34 para intercambio de fotos, 49 para bajar música y 10% para buscar entretenimiento para adultos.
Entre los objetivos de esta organización se encuentra el de “ejercer un frente común ante las decisiones y disposiciones oficiales y privadas en lo concerniente a las operaciones relacionadas al internet”.
fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios