sábado, 29 de junio de 2013

Abuso sexual infantil en China desvela numerosos escándalos

 Abuso sexual infantil en China desvela numerosos escándalos
En China, un escándalo de abuso sexual en una escuela de primaria ha causado gran indignación. Los abusadores han sido puestos bajo custodia policial, aunque el caso no está tan claro como parece. Entre los implicados se encuentra un funcionario del Estado.
Por el Departamento chino de RNW

Los medios de comunicación locales informan que el director de la escuela y un funcionario del Gobierno abusaron sexualmente de seis niñas en habitaciones de hoteles. Aunque todos los años se descubren miles de casos similares, éste ha sido cubierto ampliamente por la prensa y ha servido como catalizador para advertir a la población del abuso infantil, así como de las lagunas en las regulaciones sobre la protección infantil.

Interferencia oficial
Una vez desvelado el escándalo, las autoridades locales han censurado, repetidamente, los informes que han ido surgiendo sobre el caso. Además, tras deliberaciones con las autoridades, los padres de las niñas han retirado sus denuncias y desestimado la representación jurídica por parte de sus abogados.
Mei Chunlai es uno de los abogados. Aunque declinó responder a las preguntas de Radio Nederland, sus comentarios en las redes sociales demuestran su desilusión. En un principio, no solo pensaba demandar a los autores, sino también al hotel, la escuela y la Oficina de Educación. Chunlai escribe: «La fiscalía puede aún demandar a los autores, pero estos tendrían mucho espacio para defenderse. Los autores no se han enfrentado aún a la justicia y podrían salir indemnes de su crimen. No quiero hacer comentarios sobre la decisión de los padres, pero espero que entiendan que deberían responsabilizarse de sus decisiones. No siempre se hace justicia».

El fiscal local ha comenzado los procedimientos contra los presuntos abusadores, si bien no se ofrecerá una audiencia pública. Debido a las lagunas jurídicas, los acusados se enfrentarán a una sentencia mucho menos severa que si se consideraran a las niñas prostitutas.

Activista detenido

Al tiempo que las autoridades se esfuerzan en evitar una condena severa, también están reprimiendo las protestas contra el escándalo. La policía ha detenido a la activista Ye Haiyan, quien protestaba frente a la escuela con una pancarta en la que se leía «Director, deja en paz a las niñas y vente a un hotel conmigo. Tel: 12338». En general, se asume que la detención se debe a la protesta, aunque las autoridades lo niegan.

Ye es una conocida abogada de los derechos de las mujeres y trabajadoras sexuales. Tres días después de su acto de protesta, 11 personas no identificadas la asaltaron en su propia casa junto a su hija de 14 años. Ye se defendió y la policía la detuvo por causar daños deliberadamente.
Protesta digital

La protesta de Ye se ha expandido como un virus en internet y ha provocado una oleada de protestas: desde el artista internacionalmente conocido, Ai Weiwei, hasta ciudadanos de a pie, infinidad de chinos han publicado sus propias fotografías en las redes sociales, invitando al director a compartir una habitación de hotel con ellos o desfiádole a violarles.

Antes de su detención, Ye explicó, en una entrevista realizada por el departamento chino de Radio Nederland, que esperaba que el fenómeno de internet no convierta su protesta en una farsa. «El público no debería preguntar si mi protesta es una moda o no. Lo que deberían preguntarse es cómo eliminar el abuso sexual infantil en las escuelas, por qué se dan tantos casos de abuso y cómo se puede mejorar la educación sexual. Quienes me han puesto en el centro de atención están desviando la atención de estas preguntas más urgentes».
El arresto de Ye ha aumentado la furia de los cibernautas chinos. En las redes sociales, los chinos expresan tanto su simpatía y admiración por la activista como su indignación por el hecho de que fuera detenida por defenderse. La pérdida de fe en el gobierno y el sistema ha provocado que muchos cibernautas chinos pidan que impere la ley por encima de todo y se respeten los derechos humanos.
Ignorancia sexual

En su entrevista a Radio Nederland, Ye urgió también a las autoridades educativas a que mejoren la educación sexual. «En la cultura tradicional china, el sexo es banal y desagradable. La gente no habla de sexo y apenas existe la educación sexual en las escuelas. Muchos se sienten reprimidos sexualmente, no saben lo que pueden y lo que no pueden hacer. Necesitamos encontrar una manera de poder hablar de sexo en las escuelas, en la sociedad. Los padres deberían también enseñar a sus hijos a protegerse».
Peng Xiaohui, un sexólogo chino, coincide con Ye hasta cierto punto, pero no culpa a los padres por no enseñar a sus hijos a protegerse. A menudo, es la ignorancia de los mismos padres lo que les impide hablar de sexo con sus hijos, temerosos de confundirlos». 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios