sábado, 27 de abril de 2013

La explotación sexual infantil se extiende en las redes sociales

ARGENTINA:


La explotación sexual infantil se extendió a las redes sociales, donde abusadores usan el escenario virtual para captar menores, una modalidad delictiva que está en aumento y que es abordada por un equipo de profesionales del Ministerio de Justicia de la Nación.
Por: Sección Sociedad

La explotación sexual infantil se extendió a las redes sociales, donde abusadores usan el escenario virtual para captar menores, una modalidad delictiva que está en aumento y que es abordada por un equipo de profesionales del Ministerio de Justicia de la Nación."Es un delito legitimado en el imaginario social, en el marco de la prostitución adulta", afirmó a Télam Carola Saricas, coordinadora de la Brigada Niñ@s, del programa ministerial "Las víctimas contra las violencias", que dirige Eva Giberti.



Las profesionales, que trabajan en la temática desde el año 2007, llegaron a esta conclusión luego de experimentar las reacciones de víctimas y abusadores cuando realizan intervenciones en la calle."Las víctimas de explotación sexual no se reconocen como tal, y cuando las abordábamos en una situación de explotación, se las revictimizaba, ya que el cliente no consideraba que estaba cometiendo un delito y era muy difícil seguir la vía judicial", relató la profesional."Captan, sobre todo utilizando Facebook, en la misma proporción, a nenas y nenes de entre 9 a 13 años"Carola SaricasPor eso, decidieron fortalecer las estrategias de sensibilización y comenzaron a capacitar a referentes de distintos sectores sociales de todo el país.Uno de los ejes es comprender que no existe la `prostitución infantil`, lo que existe es la explotación sexual y comercial de niñas, niños y adolescentes, que son tratados como objeto sexual o mercancía, lo que configura una violación a los derechos humanos, y que abarca el abuso sexual por parte del adulto y una remuneración en dinero o especies para los chicos o para una tercera persona.Gracias al trabajo de capacitación "aparecieron casos que estaban desdibujados en un hecho de abuso sexual o trata de personas, pero eran explotación sexual", explicó la profesional.También comenzaron a aparecer situaciones de explotación sexual infantil en el espacio virtual "lo que implica una falta de control a nivel social de esta práctica, porque no hay regulaciones, y las que existen no abarcan todo el campo de las nuevas tecnologías", señaló la psicóloga Jésica Ramírez, que es parte del equipo de la Brigada."Captan, sobre todo utilizando Facebook, en la misma proporción, a nenas y nenes de entre 9 a 13 años, si bien hay que tener en cuenta las diferencias particulares de cada niño, su nivel evolutivo, sus circunstancias de vida que los pueden hacer más vulnerables, pueden estar más curiosos, o expuestos", agregó.

La estrategia del abusador "es generarse una identidad falsa, usar un nombre femenino, decir que tiene una edad acorde a su víctima para que el chico lo sienta como un par".Las señales de alerta que pueden ayudar a que los padres identifiquen que su hijo está atravesando por una situación de abuso virtual son "los cambios de conducta, las conductas sexualizadas, un vocabulario no acorde a su edad, por ejemplo, si pregunta que es una fiesta porno. Hay algo que no pertenece al universo de los chicos", enumeró la psicóloga.La mayoría de las denuncias que avanzaron fueron abordadas por Aldo de la Fuente de la Unidad Fiscal para la Investigación de Delitos contra la Integridad Sexual y Prostitución Infantil.Los casos llegan al equipo a través del la línea de consulta 08002221717, que atiende las 24 horas los 365 días del año, o por correo electrónico a la casilla brigadasniñas@jus.gob.ar.Cuando la familia hace la consulta "tenemos una entrevista personal, aclarando que no es una denuncia, que las denuncias tienen que ser judiciales. Lo que hacemos en la reunión con la familia es enmarcar el caso", relató Saricas.

Guardar las imágenes pornográficas que envía el abusador o las que logra del niño y hacer copia de las conversaciones son pruebas que luego aportan para seguir la vía judicial y también "para descubrir de qué otros chicos abusó esa persona utilizando las redes sociales".De acuerdo a la experiencia del equipo "en general, el abusador no busca el encuentro real. Lo que hace es seducir al niño, pedirle que haga determinadas cosas. El chico dice que no y entonces lo manipula, hasta que logra que el niño muestre, por ejemplo, sus genitales".Ramírez aseveró que el abusador "cree que es impune, que no se lo puede ubicar, pero si la investigación continúa se lo puede encontrar", y si bien se guarda reserva de las identidades porque es un delito que afecta a menores de edad, las profesionales aseguraron que "hay casos avanzados".

Fuente: Télam


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios