lunes, 1 de octubre de 2012

Carabineros advierte sobre uso de drogas para someter a víctimas de abusos

PAIS: CHILE


“En este tipo de delitos puede existir presencia de drogas o alcohol, tanto en el caso de las víctimas (25%) como de los victimarios (22%)”, asegura un informe elaborado por el Departamento de Análisis Criminal de Carabineros.
De acuerdo con el reporte policial, en los últimos años se detecta un sostenido aumento en las denuncias. Si bien en 2005 los casos llegaron a 8.705, en 2011 aumentaron a 12.078 denuncias. El abuso sexual, según Carabineros, es el delito que se comete con mayor frecuencia: sólo el año pasado hubo 9.121 casos (ver infografía).
Ya en julio pasado la Fiscalía Nacional advirtió del incremento de 3,7% en las denuncias de abusos sexuales, pasando de 10.336 en 2011 a 10.722 casos este año. Según Carabineros, en “el último año con registro para el caso chileno, se observa que el país tiene la tasa más alta de violencia sexual en Sudamérica”. Para llegar a esa conclusión, la policía utilizó un reporte de la oficina de Drogas de las Naciones Unidas, en la cual se excluyó la realidad de cinco países de la región por no contar con todos los datos.
El reporte, sin embargo, asegura que esto “no significa necesariamente que haya más violencia sexual en Chile, pues también puede implicar que haya más denuncia, aunque los datos por separado de violación y violencia sexual contra menores son consistentes en mostrar a Chile con tasas relativamente altas”.
Modus operandi
De acuerdo con el análisis de la policía, el principal mecanismo para someter a las víctimas en este tipo de delito “es por medio de la fuerza o violencia, en el 70% de los casos, cobrando relevancia el dopaje, en el 16 % de los mismos”.
Sobre este último punto, Carabineros alerta que en el “delito de la violación se detecta como fenómeno emergente el uso del dopaje de las víctimas con drogas de diseño (burundanga-ketamina), en donde las víctimas pierden la conciencia o la voluntad por horas, volviéndose vulnerables para todo tipo de abusos sexuales”. El 87,1% de las víctimas son mujeres. Y el 50% de los casos se concentra entre los 11 y 22 años. La otra mitad, dice el reporte, afectó a personas de 18 años o menos. “Es decir, afecta principalmente a niñas en etapa de pubertad y de adolescencia”, señala.
El representante de Unicef para Chile, Tom Olsen, el documento “revela una dolorosa realidad para Chile y deja de manifiesto que los niños y niñas siguen siendo las principales víctimas de la violencia sexual”.
Agregó que, “durante décadas, el abuso sexual infantil ha sido un tema tabú, lo que hacía que muchas veces las víctimas ocultaran el abuso por el temor a ser discriminadas y estigmatizadas. Este antecedente, más que sólo mostrar un aumento de los abusos sexuales, podría ser una señal de que las víctimas se están atreviendo a hablar y a denunciar”.
Perfil del victimario
Uno de los últimos casos de abuso sexual que se registró afectó a siete alumnos de entre tres y cinco años del jardín infantil Hermann Gmei- ner, de Macul.
El presunto agresor sería Francisco Javier Domínguez Suárez (25), auxiliar del recinto, quien quedó en prisión preventiva tras ser imputado por nueve denuncias.
Junto con los casos de abuso cometido por cercanos a la víctima (89% del total), la policía reveló el perfil del agresor. Son hombres (99% de los casos) “con una alta tendencia a realizar sus ataques en la vía pública (30%) y en sitios eriazos (25%)” que eligen a sus víctimas al azar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios