martes, 21 de agosto de 2012

Aumentan denuncias de abuso sexual infantil en la región, más no la comisión de delitos.

CHILE:


Las acusaciones en contra de colegios y jardines infantiles de Santiago, que ha generado alto impacto social en todo el país, ha producido también una especie de “psicosis” en la zona.
A fines de julio pasado, el fiscal nacional Sabas Chahuán informó que 127 colegios de Santiago estaban siendo investigados por denuncias de abuso sexual, cifra que se duplicó en sólo una semana luego que se develaran casos como el del Jardín Infantil Hijitus, o de los colegios Apoquindo y Cumbres.
Es que denuncias de supuestos delitos sexuales en contra de niños y niñas en jardines infantiles y establecimientos educacionales han ocupado gran parte de la agenda noticiosa nacional durante el primer semestre de este año, lo que se ha visto refrendado por los datos informados por el Ministerio Público, que indican que el abuso sexual de menores de 14 años registró un aumento de un 22,2% durante los primeros seis meses de 2012 en comparación a la misma fecha del años pasado,  lo que equivales a 509 denuncias adicionales.
Una cifra que ha generado alarma pública en todo el país, ya que en el último semestre, los delitos sexuales en general registraron un incremento de un 3,7%, respecto a igual período de 2011, subiendo de 10.336 a 10.722.  Las regiones que experimentaron mayores alzas fueron Antofagasta y Aysén.
Pese a que no figura entre las zonas con índices altos de delitos sexuales en contra de niños, niñas y adolescentes, la región de Coquimbo no ha estado ajena de esta verdadera “psicosis” que ha elevado las denuncias.
AUMENTAN LAS DENUNCIAS
Así lo confirmó a SEMANARIO OPINIÓN REGIONAL el  subprefecto Cristian Bello, jefe de la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales y Menores (Brisexme) de la PDI en la región, que señaló que las denuncias cursadas por  la policía civil por abusos sexuales de menores de 14 años en la región pasaron de 29 durante el primer semestre de 2011, a 44 denuncias durante los primeros seis meses de este año.
“Efectivamente ha habido un aumento de la cantidad de denuncias, creo debido a la repercusión que los medios han hecho de las denuncias en contra de jardines infantiles y colegios en Santiago, pero eso no equivale a un aumento en la cantidad de delitos, pues al cursar las primeras etapas del proceso investigativo, que incluyen entrevistas y pericias en el Servicio Médico Legal (SML), se concluyó muchas de ellas se deben a falta de higiene y de cuidado por parte de los encargados de los menores, y a un excesivo celo de los padres. Es decir jamás existió abuso”, indicó el detective.
Bello agregó, eso si, que las investigaciones a nivel regional de delitos de abuso sexual infantil, abuso sexual a menor de 14 años, violación de menor, y violación de menor de 14 años, también han experimento un aumento, pasando de 70 órdenes de investigar durante el primer semestre de 2011 a 89 en igual período de este 2012.
“El aumento de denuncias no equivale necesariamente a un aumento en la comisión de delitos de esta naturaleza, más bien creemos que el aumento de noticias de casos de abusos sexuales en colegios y jardines infantiles ha impulsado a denunciar eventos de abuso sexual producidos hace meses o años atrás, lo que es importante porque la denuncia y la investigación es parte importante para poder sobreponerse del abuso”, indicó el oficial de la PDI.
Para el director regional de Sename, Cristián Valencia, “no estamos frente a un boom de abuso sexual, sino a un  boom de denuncias, lo que permite diagnosticar que lo que se ha hecho a nivel de prevención esta funcionando, porque no es un delito que esta ocultando sino que hay mayor sensibilidad y los padres están más atento a cambios conductuales de sus hijos”.
La autoridad informó que el pasado mes de julio el Sename atendió 61 casos correspondientes a explotación sexual infantil, 154 niños y niñas fueron sometidos a tratamiento para reparar maltrato, de los cuales 3 correspondían a abuso sexual grave. “Por cada caso conocido al menos 3 están sucediendo, en el caso de la explotación sexual infantil podría ser mayor”, advirtió Valencia,
Algo en lo coincide el subprefecto Cristián Bello, por lo cual ambos hicieron un llamado a los padres a creer en sus hijos, y los profesores a creer en sus alumnos.
“Frente a una situación dudosa siempre es mejor hacer la denuncia, porque al ponderar la indemnidad sexual del menor y el daño a la honra de un adulto, son mucho mayores los recursos emocionales, cognitivos y sociales que tiene el adulto para sobrellevar una denuncia falsa, que los que tiene un niño para enfrentar  un abuso sexual efectivo. Hay que atender el lado de la balanza de la parte más vulnerable”, sostuvo Cristián Valencia.
El subprefecto Bello, por su parte, llamó a las familias a no privilegiar su bienestar económico, en aquellos casos en que el abusador es el principal proveedor, y recordó que la mayor parte de los casos de abuso sexual infantil se producen por imputados conocidos, del propio núcleo familiar o íntimo de la víctima.
De todas formas, el detective aseguró que las cifras de delitos sexuales en contra de niños, niñas y adolescentes en la región de Coquimbo están por debajo del promedio nacional.
APOSTANDO A LA PREVENCIÓN
En junio pasado, el presidente Sebastián Piñera promulgó una ley que inhabilita a los condenados por delitos sexuales contra menores a ejercer cualquier empleo que esté directamente relacionado con niños, y endureció las penas ante el alza de las denuncias de abuso infantil.
A estos avances se suma el anuncio en julio de una batería de diez medidas para combatir este flagelo que ha remecido a la sociedad chilena, entre las que destaca el proyecto de ley que va a dividir el Servicio Nacional de Menores (Sename) en dos instituciones: el Servicio Nacional de Protección de la Infancia y la Adolescencia, y el Servicio Nacional de Responsabilidad Penal Adolescente, que apunta a permitir que los nuevos servicios puedan, con mayor especialización, focalización y con mayores recursos, cumplan mejor sus funciones.
Entre las medidas para mejorar la prevención y la lucha contra los abusos sexuales de menores, se encuentra la creación del “Defensor de los niños”, más recursos para el Servicio Médico Legal (SML) y la puesta en marcha en agosto del Registro Nacional de Pederastas. Dicha lista será una base de datos de personas condenadas por abusos sexuales de menores y que, según una ley promulgada hace algunos meses, no podrán trabajar con niños, y que podrá ser consultada por cualquier empresa o persona en el momento de contratar trabajadores.
El director regional de Sename, valoró sobretodo al aumento de recursos al Servicio Médico Legal, así como el establecimiento de “una línea procedimiento estandarizado que disminuya al mínimo la victimización secundaria”, y el registro de pedófilos. “Son herramientas que permiten a los niños estar más seguros en colegios, en establecimiento de esparcimiento y en todos los lugares, ya que en la medida que aumentamos en conocimiento de la comunidad, podemos aumentar la seguridad de nuestros niños”, precisó Cristián Valencia.
Por su parte, el subprefecto Cristian Bello, jefe de la Brisexme, resaltó todas las medidas que propenden indirectamente a mejorar la labor investigativa de la PDI. “Todas las medidas que se tomen respecto de los delitos sexuales son mejorar sustanciales, hay algunas que nos impactan directamente como el reforzamiento del SML y el Ministerio Público, que obviamente el contar con una mayor red de profesionales nos facilita el responder más prontamente a la víctima”, afirmó el detective.
El Fiscal Regional, Enrique Labarca, si bien valoró la propuesta del Ejecutivo, destacó que ya se han tomado  medidas que se han adoptado en Fiscalía Regional hacia la implementación del relato único y en el tema del Servicio Médico Legal.
“Un área especialmente sensible para la investigación penal la constituye el Servicio Médico Legal el cual consideramos debe ser debidamente potenciado a lo largo del país por medio de la asignación de más recursos económicos, humanos y tecnológicos, a fin de que pueda realizar oportuna y adecuadamente los diversos exámenes y pericias que resultan esenciales en la investigación de delitos de homicidio, lesiones, sexuales, y otros que requieren necesariamente su intervención y opinión científica”, indicó el fiscal regional.
AVANCES REGIONALES
En cuanto a evitar la victimización secundaria en juicios orales y que pueden de una u otra forma afectar el testimonio de las víctimas en un juicio, Labarca resaltó el proyecto de mejoramiento de las instalaciones de los Tribunales Orales de La Serena y Ovalle, con la finalidad de que los fiscales puedan realizar videoconferencias, circuitos cerrados de televisión y proyecciones de imágenes con una altísima calidad de audio y sonido, y la implementación de una sala Gessell junto con la Brigada de Delitos Sexuales de la PDI, que se orienta en la búsqueda de un relato único.
“Es parte de un proceso de trabajo que esta Fiscalía trabaja con la PDI y la Brigada de Delitos Sexuales, que espera establecer un sistema de entrevista única, en la que participa un equipo interdisciplinario de la Fiscalía y de la Policía de Investigaciones, de tal forma de disminuir una de las situaciones que se considera más re-victimizante para las personas que han sufrido un delito de esta naturaleza, cual es la repetición que deben realizar de los hechos ante diversos actores del proceso penal”, señaló el fiscal regional, quien agregó que en la actualidad, fiscales de delitos sexuales como Adrián Vega de Coquimbo y María Soledad Salas de Los Vilos, ya trabajan con esta cámara.
Según la máxima autoridad del Ministerio Público en la región con la realización de todas estas actividades y el mejoramiento de los procesos de trabajo asociados, se espera lograr en la región la implementación de un sistema especializado de atención a las víctimas de delitos sexuales y una persecución penal con un alto estándar de calidad.
Labarca agregó que adicionalmente, se realizaron capacitaciones en temas generales relativos a la persecución penal, a personal de la Policía de Investigaciones en cada una de las provincias de la región, lideradas por el equipo de Asesoría Jurídica y por el Fiscal Regional. Asimismo, se capacitó a funcionarios del Hospital de La Serena en temas relacionados con delitos sexuales, cadena de custodia de evidencias, conservación de muestras biológicas y obligaciones del personal médico en el proceso penal.
ABRIÉNDOSE A LA COMUNIDAD
La preocupación por prevenir y perfeccionar el combate al abuso sexual infantil, ha llevado a la Fiscalía Regional y a la PDI a desarrollar programas de acercamiento a la comunidad.
En el caso de la Fiscalía, mediante el Plan de Interacción con la Comunidad, desarrollado por la Asesoría de Comunicaciones, se ha enfocado en difundir en establecimientos educativos y escuelas de educación diferencial, la “Guía de delitos sexuales”, que no sólo orienta a las personas en los tipos de delitos sexuales existentes, sino que quien los investiga, donde se denuncia, los datos mínimos de la denuncia, qué hacer si espontáneamente cualquier persona incluso tú o yo recibimos un relato.
“La guía está diseñada en forma de díptico, con un lenguaje simple y con orientaciones básicas, de manera de hacerla más accesible a todo público”, precisó María Cecilia Ramírez, directora de la Unidad Especializada de Delitos Sexuales y Violencia Intrafamiliar de la Fiscalía Nacional.
A nivel regional, durante el mes de agosto se han efectuado actividades interactivas en Los Vilos, Coquimbo y Salamanca.
Por su parte, en la región de Coquimbo la Brisexme de la PDI efectúa periódicamente charlas educativas y preventivas en materia de delitos sexuales, orientados a estudiantes de Primero a Sexto básico. “Mediante el uso de títeres llegamos mejor a los niños y niñas, para enseñarles a diferenciar las caricias buenas de las malas, establecer las zonas intimas en sus cuerpos. Es un recurso que nos ha dado buenos resultados de debelación de hechos por parte de niños o niñas que estaban siendo victimas de abusos”, indicó el subprefecto Cristián Bello.
Las charlas para niños ya han sido dictadas a 136 niños en la zona, y además la Brisexme imparte también jornadas de orientación a padres y apoderados “que les enseñan a detectar las conductas que denotan un eventual abuso sexual”, puntualizó el oficial.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios