martes, 24 de julio de 2012

Cualquiera podría ser un abusador

CENTRO AMÉRICA


Un sacerdote, un padre, un abuelo, un tío, un maestro… cualquiera puede ser un agresor sexual. Los ejemplos abundan en Centroamérica. Un ex sacerdote católico costarricense, acusado en 2009 de producir pornografía infantil en El Salvador y vinculado a un grupo creado en 2006 para difundir en Internet fotografías de menores de un colegio privado de la capital salvadoreña, fue localizado este mes en Costa Rica, donde labora como profesor de religión y sin riesgo de ser extraditado.
Aunque es uno de los costarricenses más buscados por la Policía Internacional (Interpol), la Constitución Política de Costa Rica prohíbe extraditar a nacionales.
En Nicaragua, la pornografía infantil creció paralelo al desarrollo turístico. En enero anterior, un estadounidense fue condenado en su país a 85 años de prisión por producción de pornografía infantil, abuso sexual de menores y turismo sexual desde 2001 en Nicaragua, en una práctica que ejerció durante más de 25 años y por la que fue detenido en 2008 en Florida con abundante material pornográfico infantil en su poder.
En diciembre pasado, un profesor nicaragüense de inglés acusado de abusar de al menos ocho menores de edad y difundir material pornográfico, fue capturado en el noroccidente de Nicaragua. En 2010, un cubano-estadounidense y dos mujeres costarricenses fueron detenidos en ese país por producir pornografía infantil, entre otros delitos sexuales.
En Honduras, cuatro estadounidenses fueron detenidos desde 2001 por pornografía infantil. Uno de los hombres fue descubierto en 2009, con cinco niñas de 7 a 15 años, en una habitación de un hotel caribeño.
A un abogado hondureño se le incautaron en Tegucigalpa en 2008 gran cantidad de películas de niñas desnudas, fotografías de menores practicando sexo oral y una computadora con videos similares. Al ser detenido, estaba con una niña de 7 años que identificó como su nieta.
Un profesor guatemalteco de inglés de varios colegios, arrestado en mayo de este año cerca de la capital guatemalteca por producir pornografía con menores, engañaba a sus víctimas con ofrecimientos de clases reforzar sus estudios y los llevaba a su casa, donde aprovechaba para cometer sus abusos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios