lunes, 25 de junio de 2012

Abusos sexuales: Colegios implementan protocolos para proteger a sus alumnos


ARGENTINA


Tras las denuncias por supuestos abusos sexuales a tres alumnos de pre básica, el Colegio Apoquindo decidió modificar sus sistemas de seguridad y vigilancia en forma drástica.

Así es como el miércoles se anunció -entre otras medidas- que se colocarán "sistemas de cámaras de seguridad en zonas de poco acceso y riesgo" para los niños, además de activarse "un plan de supervisión y vigilancia permanente a través de los profesores o inspectores (...) durante toda la jornada escolar".

Es que la denuncia remeció hasta los cimientos a la comunidad educativa del colegio ubicado en La Dehesa.

Más aún porque se sumó a las acusaciones hechas llegar a la justicia por padres de menores que asistían al jardín infantil Hijitus en Vitacura, supuestamente abusados por el hijo de la dueña, y la presentación ante el Ministerio Público por parte del colegio Sek, en las Condes, pidiendo se investigue a una parvularia por el delito de tocaciones impropias a una pequeña.

La preocupación venía de antes, a raíz del caso Karadima. Por ejemplo, la Federación de Instituciones de Educación Superior (FIDE, agrupa a colegios católicos y laicos), en marzo del 2011 se mandó un instructivo y orientaciones de tipo legal para enfrentar este tema. Incluso, señala el presidente de la entidad Jesús Triguero, luego de la promulgación de la ley que crea el Registro de Pedófilos también se instruyó a los colegios que en las contrataciones se tenga en cuenta la nueva herramienta.

También existe la orientación FIDE de que las consultorías o sesiones de orientación individual a los alumnos se hacen a puertas abiertas y no en espacios cerrados.

INSTITUTO NACIONAL: Cuidado especial con las duchas

El Instituto Nacional tiene un reglamento sobre convivencia escolar. Entre otros temas, se inculca el "respeto a las opciones de cada uno, y a no invadir su esfera privada. En el mismo sentido hay educación al estudiantado para aceptar condiciones como la homosexualidad", señala el subdirector del Instituto Nacional, Raúl Blin.

En el establecimiento, que recibe alumnos de 7° básico a 4° medio, hay reuniones periódicas del cuerpo de profesores donde se tratan temas como abusos sexuales y bullying, a fin de socializar formas de prevención. En este espíritu, se inició un proyecto de alumnos monitores para la convivencia, para que sean "agentes de paz" entre los alumnos.

Blin señala que también existe la prohibición de realizar reuniones a solas entre estudiantes y profesores. Asimismo, hay un cuidado especial con las duchas y camarines. "Luego de las clases de Educación Física, los mismos profesores regulan los tiempos y después cierran las puertas vigilando que nadie quede al interior".

Al personal se le pide "prudencia, para evitar situaciones que se presten para mal entendidos", explica el subdirector.

Los estudiantes tienen además a su disposición seis orientadores, dos asistentes sociales y un psicólogo.

MANUEL DE SALAS: Protocolos de seguridad en revisión

En diciembre pasado se conoció el caso de un auxiliar de aseo acusado de perpetrar abusos sexuales contra alumnos del ciclo de educación parvularia del Liceo Experimental Manuel de Salas, en Ñuñoa.

Por ello, señala la subdirectora Tamara Maureira , sus actuales protocolos de seguridad están en revisión, por abogados.

A nivel general, en la página web del establecimiento se informa cómo actuar "en caso de sospecha de violencia o abuso sexual hacia algún alumno/a". Por ejemplo, se indica que los profesores o funcionarios están obligados a informar cuando tengan antecedentes de una situación y que luego el director debe denunciarlo al Ministerio Público.

También hay un plan de prevención que está siendo liderado y evaluado por un equipo de psicólogas de la Clínica de Atención Psicológica de la U. de Chile y del propio liceo, para los cursos entre pre-kinder y 4° básico. Consiste en enseñar a los niños y niñas sobre educación sexual, para que empiecen a conocer su cuerpo y tengan claras cuáles conductas son o no aceptables. "La idea es que sean capaces de decir que no, qué pueden o no permitir de un adulto y que comuniquen lo que les pase a adultos responsables de (profesores y padres)", comenta Maureira.

Además, se orienta a los padres sobre desarrollo psicosexual, para que "puedan detectar conductas que no estén dentro de la normalidad etaria".

SSCC ALAMEDA: Los más pequeños en grupo al baño

En el Colegio Sagrados Corazones Alameda, existe una preocupación especial hacia los niños y niñas del preescolar. El rector Iván Villalón señala que la idea es que los más pequeños "nunca estén solos". Incluso las educadoras mujeres "acompañan a los niños al baño, pero jamás entran al mismo espacio físico íntimo. Comúnmente, se prefiere que los pequeños vayan en grupo", comenta.

También existen cámaras de seguridad en pasillos y espacios públicos para mantener la seguridad de los estudiantes.

Existe un protocolo en caso de sospecha o denuncia de abusos sexuales, que decreta que se inicie inmediatamente un proceso de investigación interno.

En cada ciclo hay un psicólogo, un asesor religioso, un laico y un psicopedagogo para apoyar a los alumnos, sumado a un programa de educación sexual desde el preescolar.

SAN IGNACIO: Exámenes psicológicos a empleados nuevos

La congregación religiosa Compañía de Jesús (que tiene, entre otros, los colegios San Ignacio en Santiago) distribuye en los establecimientos de la red ignaciana un manual de "normas y procedimientos". Ahí se entregan guías para "el cuidado de un ambiente formativo sano con niños y niñas y la prevención de abusos sexuales". Se entrega desde hace algunos años a los apoderados y está en internet.

Establece, entre otros puntos, que antes de contratar un funcionario se deben "solicitar siempre exámenes psicológicos que permitan diagnosticar posibles desórdenes de tipo psicosexual u otros que impliquen una amenaza para los menores". Asimismo, se pide realizar "un taller de formación para la prevención de abusos con todos quienes tienen acceso a menores".

Asimismo hay recomendaciones como que "nunca podrá estar un grupo de menores a cargo de un solo adulto" y que en caso de pasar la noche "nunca dormirá un adulto solo con un grupo de menores". También se prohíbe que adultos usen baños o camarines de los alumnos.

Expresamente indica, además que a los sacerdotes jesuitas no les está permitido llevar menores a sus dormitorios, alojar con menores si no hay otro adulto entregar muestras de afecto "prudentes".

LA MISION: Afecto "con prudencia y cuidado"

En el Colegio La Misión, de Calera de Tango , que pertenece a la red educacional ignaciana, entregan las mismas recomendaciones del manual previamente descrito.

En su página web indican además que se han adoptado procedimientos como separar los baños usados por los alumnos de 1º a 6º básico de los que ocupan los mayores, que todo recinto destinado al uso pedagógico o pastoral con alumnos cuenta con ventanas que permiten visibilidad desde el exterior y que cualquier actividad realizada fuera del establecimiento siempre debe contar con dos adultos. Si la actividad es mixta, deberá haber un adulto de cada sexo. Por último, cualquier expresión de afecto entre alumnos y profesores se debe realizar "con prudencia y cuidado".

MANANTIAL: Pequeños van solos al baño

En el Colegio Manantial de La Florida , católico y mixto, "a los alumnos se les trata con pinzas", asegura una funcionaria. Describe que en prebásica, sólo hay educadoras, "los niños van solos al baño solos. Si alguno se mancha y tiene que cambiarse de ropa, es derivado a inspectoría, donde ellos mismos se cambian. En caso de extrema urgencia se llama a los padres. Cero contacto con los niños en ese sentido", dice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios