lunes, 21 de mayo de 2012

Evita que tus hijos sufran abuso sexual


Consejos sobre cómo prevenirlo.

Evita que tus hijos sufran abuso sexual

2
4


“Cuando tenía 10 años, mi madre volvió a casarse y nos mudamos a la casa de mi padrastro. Al cumplir 11 años él empezó a subir para decirme buenas noche. El contacto físico comenzó poco después y duró años. Yo permanecía inmóvil y rezaba porque se fuera, pero nunca lo hacía.

Durante mucho tiempo creí que era culpa mía. De adulta me costaba mucho tener una relación sexual, porque me sentía culpable o sucia. Pensaba que si yo no existiera, eso nunca habría sucedido. Tal vez mi madre estaba enterada, pero nunca hizo nada al respecto. No quería causar problemas porque temía quedarse sola de nuevo”.

Los expertos de la salud mental estiman que 1 de cada 4 niñas y 1 de cada 6 niños puede convertirse en víctima de abuso sexual antes de los 18 años.


El abuso sexual infantil se define cuando un adulto tiene un acto sexual de cualquier tipo con un niño (caricias inapropiadas, estimulación oro-genital y coito). Aun cuando no se dé violencia manifiesta ni amenazas. También se considera cualquier acción que incite al menor a escuchar o presenciar contenido sexual impropio (observar al adulto desnudo o mientras mantiene relaciones sexuales con otras personas, ver material pornográfico o asistir a conversaciones de contenido sexual).



El agresor se aprovecha de la ingenuidad e inocencia de sus víctimas. El mayor riesgo para los niños no proviene de personas desconocidas, sino de sus propios familiares y amigos. Algunos datos de la Universidad de Toronto demuestran que 1 de cada 3 niños son abusados por miembros de su familia.



Se considera abuso sexual cuando interviene una persona de más edad y más fuerza (padre o madre, hermanos mayores, tíos, abuelos o padrastros) que imponen un contacto sexual a niños y adolescentes. A veces la criatura se ve físicamente obligada al coito, pero muchas veces coopera, pues se siente indefensa ante esta situación, o es demasiado pequeña para tomar una decisión.



Los niños callan porque se sienten culpables, se sienten solos, sucios, están siendo amenazados, tienen miedo a perder el amor de su familia, o hacer sufrir a los padres.


Como adultos tenemos una gran responsabilidad y obligación para prevenir el abuso sexual infantil. Ante esta situación física, emocional y psicológicamente difícil las lectoras de ActitudFEM nos pidieron tips prácticos para mantener alejados a los niños del peligro:

Respeto al cuerpo



Tú como padre debes enseñar a una temprana edad que NADIE puede tocar su cuerpo. Es importante que le explique la importancia de cuidarlo y respetarlo.


Autoestima positiva


Fomenta y trabaja su autoestima a través de halagos y reconocimientos, ayúdales a sentirse bien con ellos mismos, aceptar sus debilidades y utilizar sus fortalezas. Recuerda que un niño con alta autoestima difícilmente va a ser agredido ya que sabrá que él es valioso. ¡Sabrá que él o ella son un gran tesoro!

Identifica tus emociones


Ayudar al niño a identificar lo que sienten y quieren; saber en qué momento y por qué se enojan, cuándo están contentos, qué les hace sentir tristes. ¡Tú como padre enseñas a que identifiquen lo que sienten! Lo importante es saber que reconozcan sus emociones para que las expresen y no las guarden. Todo lo que no se expresa puede manifestarse en alguna forma que hagan daño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios