lunes, 9 de abril de 2012

El acoso sexual infantil crece en silencio


No quería que lo ayudara a cambiarse de ropa. Comenzó a orinarse en la cama. Cada vez estaba más miedoso y conversaba menos. Cuando Pablo (nombre protegido), de 8 años, comenzó a comportarse de esta manera, su madre Rocío se preocupó y sospechó que algo malo le pasaba. “Cuando lo llevaba a la escuela le preguntaba qué le pasaba pero no decía nada, incluso no quería hablar de ningún tema”, recuerda esta madre. Le tomó tiempo, unos tres meses dice ella, hasta confesar lo que sucedía. 

Le contó que unos niños, de un curso superior en su escuela, le molestaban porque lo acompañaban al baño, veían cuando él orinaba y le amenazaban con bajarle el pantalón. Rocío buscó ayuda y llegó al consultorio de Proeps (Programas Educativos de Psicología y Salud), en el norte de Quito. Ha pasado poco más de un mes desde que su hijo va una vez por semana a este consultorio. El director de Proeps, Napoleón Vásquez, comenta que este caso, en el que un menor de edad es acosado sexualmente por otro, no es aislado. De los 320 casos de acoso sexual, en niños de 5 a 12 años, que atendió entre julio del 2011 y febrero del 2012, 89 se produjeron por parte de sus compañeros de escuela y 48 por parte de niños de cursos superiores. A través de las terapias se intenta que el afectado sane completamente el episodio, que lo recuerde como si se acordara de alguna caída en la que se lastimó pero luego sanó. Las terapias pueden durar desde un mes y medio hasta cuatro meses y medio, dependiendo de la evolución del chico y de la colaboración de los padres. Cada sesión se compone de diferentes actividades, se combina el diálogo con un profesional en psicología y actividades psicopedagógicas para que el chico desarrolle más atención, memoria y concentración. Mientras se distrae armando rompecabezas en un tiempo determinado, incrustando argollas en un cubo o formando figuras la mente del chico se distrae, logra relajarse y no concentrarse en lo ocurrido . 


En el caso específico de Pablo, el psicólogo comenta que su mejoría ha alcanzado un 40%, que aún le queda un mes y medio más para completar las 12 sesiones (3 meses) que él había recomendado. “La evolución de él ha sido positiva”, apunta. Las causas del acoso entre pares pueden ser variadas. Lo que puede motivar a un niño acosar a otro sexualmente, es que él haya sido víctima de una situación similar, ya sea por otros compañeros, familiares o amigos. La falta de formación y educación sobre sexualidad en los niños es el segundo factor que influye. En el caso de Pablo, los niños que lo acosaron eran de un curso mayor. Luego de enterarse, su madre acudió donde la directora de la escuela fiscal donde estudia. “No sé qué medidas habrá tomado, yo le pedí que no diga nada a los demás compañeros pero espero que hayan llamado la atención a esos chicos”, cuenta Rocío. Pero sí se aseguró de que su hijo recibiera atención psicológica. Ni la madre de Pablo ni el especialista quisieron revelar el nombre de la institución educativa por cuestiones de seguridad. Tampoco se ha identificado a los acosadores. Tania Carrasco, psicopedagoga del Centro Integral de Psicopedagogía Alfaguara, enfatiza que para pensar en una posible causa de este acoso es necesario considerar la edad del acosador. Entre los 2 y 5 años se trata de una etapa de curiosidad, en la que exploran su parte anatómica y la de sus pares sin intención de hacer daño. De 6 a 8 años esta curiosidad aumenta y comienzan los juegos de exploración entre niños y niñas, y tampoco existe motivación para dañar al otro. De los 9 a 11 años ya se puede pensar en una intencionalidad, que surge por falta de información. Vásquez agrega que es necesario identificar a los agresores porque ellos también requieren apoyo. 


La influencia del entorno Berenice Cordero, especialista en protección de Unicef, explica que los niños  consumen bastante información distorsionada, de contenido sexual, y  no saben cómo asimilarla. Hay una serie de factores asociados al incremento del acoso sexual infantil, como el compartir la cama entre hermanos u otros familiares, acceso a material pornográfico impreso o que hayan visto a otros tener relaciones sexuales, incluso a sus progenitores.   Cordero menciona el informe llamado Investigación sobre abuso sexual a niñas, niños y adolescentes en el Ecuador, elaborado en el 2009 por MIES-Infa y Defensa de los Niños Internacional, en el que se considera la influencia del entorno y el aprendizaje de los niños. En este caso se entrevistó a chicos y chicas escolarizados, entre 16 y 17 años de edad, y se les consultó sobre situaciones relacionadas con el sexo que habían vivido en la niñez. Los padres tienen que estar alertas todo el tiempo, pero tienen que mantener una actitud más conciliadora que represiva. Tania Carrasco, psicopedagoga del Centro Integral de Psicopedagogía Alfaguara, recalca en que los padres no deben escandalizarse cuando ocurre esto,  porque si se castiga  aparece  un trauma innecesario, que luego será más difícil de tratar. 

El psicólogo Napoleón Vásquez también sugiere que el niño tenga siempre formación sobre sexualidad, por parte de los padres y docentes. Puede haber chicos confundidos que estén experimentando, pero eso no quiere decir que tengan una intención clara de que están haciendo daño a la otra persona. Por eso es importante ubicar a los agresores y extender la terapia a estos niños también. Prevenir el abuso Una parte  importante para prevenir el abuso es dejar que los  hijos sepan que  pueden contar  todo a sus padres.Una relación abierta fomenta la confianza y los niños prestarán más  atención cuando los padres les alertan sobre el peligro o les enseñan la diferencia entre una caricia buena y una mala.   Los padres deben estar alertas de los cambios de comportamiento de sus hijos. Los niños  agredidos hacen cosas como  vestirse desgarbados para volverse menos atractivos para su agresor. También tienden a retirarse o a aislarse por vergüenza y bajan el rendimiento escolar.


Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección: http://www.elcomercio.com/sociedad/acoso-sexual-infantil-crece-silencio_0_677332319.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios