miércoles, 29 de febrero de 2012

10 errores que comenten los padres sobre el abuso sexual infantil


El abuso sexual es uno de esos temas que como padres no deseamos tener que enfrentar. Sin embargo, es precisamente hablar sobre este tema con toda naturalidad lo que educará y probablemente resguardará a tu niño de otros que quieran hacerle daño cuando tú no estés para defenderlo.
Jill Starishevsky, fiscal neoyorquina especialista en casos de abuso infantil y crímenes sexuales y autora del libro "Mi cuerpo me pertenece" dice que el primer paso para resguardar la salud sexual de tu niño es que los padres rompan con sus propios tabúes de hablar sobre la sexualidad a sus niños y dar un paso más allá y atreverse a conversar sobre el abuso sexual.
En su libro "Mi cuerpo me pertenece", uno de los pocos que trata el tema del abuso sexual, adaptado a una audiencia entre los 3 a 8 años de edad, la autora presenta una de las primeras herramientas para prevenir el abuso sexual: enseñarle a los niños desde temprana edad la importancia de controlar la intimidad de su cuerpo.
El planteamiento de Starishevsky y otros expertos sobre el abuso sexual es una reflexión al cuestionar cómo los padres pretenden que los niños compartan y comuniquen las agresiones que han vivido, si no son los padres los primeros en hablar con ellos sobre el tema llanamente.
Para iniciar la reflexión de por qué debes hablarle a tu niño sobre el abuso sexual desde temprana edad, Starishevsky ofrece los 10 principales argumentos equivocados que los padres usan para convencerse a sí mismos que no deben abordar el tema con sus hijos.
Los 10 errores según Jill Starishevsky que comenten los padres sobre el abuso sexual:
1. Rara vez son los niños víctimas de abuso sexual. Según cifras del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en Estados Unidos, una de cuatro niñas y de cada seis niños habrá padecido de abuso sexual al cumplir los 18 años de edad. Estas cifras debería motivar a cualquier padre a aplicar estrategias de prevención en su hogar.
2. Este tipo de cosas no pasa donde yo vivo. El abuso sexual no discrimina porque no tiene fronteras socioeconómicas. No le importa si eres negro, blanco, latino, rico o pobre, o qué religión practicas.
3. Nunca dejamos a nuestro niño con personas extrañas. La triste realidad es que el 93%de los casos de abuso sexual ocurren cuando los niños están bajo el cuidado de alguien conocido y en quien los padres confían. Incluso si el niño nunca está con personas extrañas, también puede ser víctima de un vecino, un entrenador de algún deporte, alguien en la iglesia, un miembro de la familia, e incluso un maestro.
4. Mi niño no tiene suficiente edad para hablar sobre este tema. Puedes iniciar una conversación sobre el abuso sexual con tu niño a partir de los 3 años de edad, al comenzar a enseñarle sobre su cuerpo y sus partes privadas. Puedes iniciar la conversación con la pregunta: ¿sabías que tus partes privadas están cubiertas por tu traje de baño y son privadas y nadie debe verlas o tocarlas? Dile que le debe decir a mamá, papá o a un maestro si alguien lo toca en sus partes privadas. Explícale cuáles son las excepciones a la regla, tales como cuando se le está enseñando a usar el baño, cuando se asea, o durante las visitas médicas.
5. No quiero asustar a mi niño. Cuando se maneja de forma apropiada, los niños no sienten miedo con la información y por el contrario se sienten en control y en dominio de sus cuerpos. Los padres normalmente no se abstienen de enseñarles a sus niños sobre las normas de tránsito, por el simple hecho que sus niños vayan a tener miedo de cruzar la calle. Nos corresponde como padres también afrontar el tema de cómo resguardar el cuerpo.
6. Yo sabría si algo le pasa a mi niño. La realidad es que el abuso sexual es difícil de detectar porque frecuentemente, no hay señales físicas del abuso. Sin embargo, las señales emocionales y de comportamiento que acompañan al abuso también pueden confundirse con otros factores que alteran la conducta de tu niño.
7. Mi niño me diría si algo le pasa. La mayoría de los niños no dicen o informan inmediatamente cuando han sufrido del abuso sexual. Es probable que el agresor lo haya convencido que no le diga a nadie porque nadie le creerá, que la gente dirá que es su culpa, que su confesión ocasionará gran daño y tristeza a la familia y le insistirá que el abuso es "su pequeño secreto".
8. Yo nunca dejo a mi niño solo con adultos. Otros niños pueden abusar sexualmente de otros menores. La misma lección que puede salvaguardar a tu niño de agresores adultos, lo puede hacer de agresores infantiles. Enséñale a tu niño lo que es un contacto apropiado y qué es un contacto inapropiado, cuáles son los nombres correctos de sus genitales y resáltale que puede hablar contigo si cualquier persona lo toca de una manera que lo hace sentir incómodos.
9. No quiero sembrarle ideas innecesarias sobre el tema a mi niño. No existen datos que indiquen que hablarle a un niño sobre qué es el abuso sexual los lleve a inventar episodios donde hayan sido agredidos. "Es cierto que los niños mienten, pero rara vez mienten sobre ser víctimas de abuso. Todos los seres humanos pueden hacerlo y mienten, pero es difícil que los niños mientan sobre el sexo, porque ellos no pueden mentir de algo que no tienen conocimiento…los niños no aprenden sobre el sexo oral en Sesame Street", aseguró Victor Vieth, el director del Centro Nacional de Entrenamiento para la Protección de Niños, en la Universidad Estatal de Winona.
10. Nunca le va a pasar a mi niño. Según las estadísticas oficiales, le puede pasar a cualquiera. Nadie desea pensar que esta agresión le puede pasar a su niño. Es importante reconocer que hay formas de prevenirlo. Toma la decisión de hablar sobre el abuso sexual con tu niño.
Puedes leer los consejos de Jill en inglés en su blog: http://www.shewrites.com/profiles/blogs/10-reasons-not-to-discuss-child-sexual-abuse-in-2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios