martes, 31 de enero de 2012

La niña que fui

Ella era sumisa
era ingenua
era valiente
era inteligente
era sometida
se encontraba triste
era inocente
era maltratada
era manipulada
era silenciada y callada.
Su hogar era llamado "grito de dolor" estaba rodeada de maltratos,
obligaciones y prohibiciones;
pero hay algo que se olvidaron de enseñarle ...
eso es el valor y el cuidado que debía aplicar a su cuerpo,
ella se quedo en silencio, avergonzada, cargada de culpa de soledad y tristeza .


Hoy en día mi opinión acerca de este hecho es que no debemos callarnos y si a nosotros nos lastimaron no permitamos que nos lastimen o bien que nosotros mismos nos dañemos porque valemos mucho en esta vida, hemos vivido para prevenir este aberrante hecho.


M.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios