martes, 29 de noviembre de 2011

"Que sepan que nadie los puede tocar"




COLOMBIA


Las denuncias llegan tarde y muy pocas veces llegan. El sistema estatal no da abasto para contener este fenómeno, sostienen los expertos. "El sistema está colapsado: muchas causas estancadas, personal de la justicia poco instruido y protocolos de procedimiento que entorpecen la continuidad del proceso penal, ya que son revictimizantes; entonces, desalientan a la víctima y a su familia a llevar adelante la causa", explicó la psicóloga social Ana Valoy, miembro del Equipo de Prevención del Abuso Sexual Infantil (Epasi). La fundación trabaja desde hace 12 años en prevención, capacitación y concientización de este delito.

Pese a esta realidad, Valoy consideró que "hay que creer en el sistema judicial y fortalecer los organismos que intervienen a lo largo de todo el proceso en los casos de abuso; dar apoyo a las familias de quienes decidieron buscar esclarecimiento y justicia".

"Lamentablemente recién se pide ayuda cuando ya ha ocurrido el abuso, cuando se descubre la situación. Ahí arranca un proceso de recuperación de los sobrevivientes. Se les llama así a quienes son víctimas de abuso porque son personas normales que reaccionaron en una forma normal ante situaciones anormales", detalló la experta, e indicó que las secuelas de las violaciones varían según el tiempo que duró el abuso, el vínculo con el abusado, si lo contó, cómo reaccionó la familia, si le creyeron y si ayudaron a su restauración.

La mejor prevención, según Valoy, radica en que los niños y niñas sepan que son valiosos, dignos de buen trato, que tienen derecho a decir "no" a lo que no les gusta. "Que sepan distinguir un secreto malo y contarlo, que tengan personas de confianza a quienes puedan recurrir, que tenga una fuerte autoestima, aprendan a expresar sus emociones, sus miedos, temores y sobre todo cuáles son los límites de su cuerpo: que tienen parte íntima que nadie los puede tocar", concluyó. 

El maltrato infantil sigue siendo una herida muy grave en el país Latinoamericano. Según el último informe del ICBF, el Instituto Colombiano que se refiere a la protección de la familia, en 2011 se registraron 104.392 denuncias, de las cuales 39.500, aproximadamente el 40%, se refieren a casos de abuso de niños y niñas. El número podría ser mucho mayor, tanto por falta de información y porque hay casos de abuso que son culturalmente aceptadas. Las estadísticas presentadas del ICBF se refieren a los casos denunciados, por lo que faltan los casos desaparecidos y ocultos en la complicidad de miembros de la familia u otras personas fuera del hogar. En comparación con el año pasado, sin embargo, las quejas han aumentado debido a una mayor concienciación de la población. Se ha pasado de 95.577 a 104.392. El tipo de abuso reconocido como el más común es el dado por la negligencia de los adultos que privan a los niños de la atención que necesitan. En 2011 hubo 19.521 denuncias de este tipo de abuso, seguido de 17.795 denuncias de maltrato físico de menores, 1.827 por maltrato psicológico y 363 por maltrato durante el embarazo. Con respecto al abuso sexual, de 11.025 menores que han sufrido abusos, 4.796 de son niñas y 1.281 niños, la mayoría entre 7 y 12 años. Los casos denunciados de explotación sexual en el 2011 fueron 606, también, de acuerdo con los datos del ICBF, 507 niños están involucrados en la prostitución y 54 en pornografía. En el país hay 2.513 niños trabajadores, 392 que viven de limosnas, 14.524 están bajo el Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes, 878 son niños de la calle, 4.681 consumen drogas, 1.352 son desplazados. Según el responsable del movimiento para la protección de los niños en América Latina, el problema en Colombia y en el mundo es más grave de las cifras reportadas. (AP) (Agencia Fides 22/11/2011)



VENEZUELA




En la organización Avesa calculan que 80% de los victimarios son conocidos por los niños
Gisela Loaiza, que trabaja en la Asociación Venezolana para la Educación Sexual Alternativa, en Caracas, sabe que el delito de abuso sexual infantil frecuente; aunque no todos los casos sean reportados, el número de denuncias causa alarma.

El año pasado atendieron en esa organización 270 casos. Ese mismo año, en la División de Investigaciones y Protección en Materia del Niño, Adolescente, Mujer y Familia del Cicpc se reportaron 2.920 denuncias de abuso sexual infantil, según fuentes policiales. Son personas que admitieron el problema y decidieron pedir ayuda, pero hay muchas víctimas que no han denunciado.

La agresión puede ocurrir sin que sea percibida por otras personas. Las víctimas, generalmente, no se atreven a acusar por vergüenza o por miedo a las amenazas, entre otras razones. En Machiques, estado Zulia, fue posible la detección de un caso en septiembre debido a que la afectada, de 14 años de edad, quedó embarazada del agresor. Durante años, el padre, un obrero de 53 años de edad, abusó de la muchacha y de otros dos hijos. La madre de los agraviados, que también está presa, fue acusada de complicidad.

Loaiza explicó que, usualmente, el descubrimiento del abuso sexual infantil suele ocurrir porque alguien sorprenda al victimario in fraganti, porque el niño se masturbe compulsivamente o porque registre cambios de conducta. Además, los infantes suelen retraerse o mostrarse rebeldes, afrontan problemas en el colegio y actúan de forma inapropiada.

Por ejemplo, un hombre fue detenido el pasado viernes por cometer actos lascivos con su sobrino de 10 años de edad, en el barrio Santa Eulalia de Los Teques. El agresor obligó al niño a tocar sus partes íntimas.

La madre, que hacía unas compras en el centro de la ciudad, observó una conducta extraña en su hijo cuando regresó a la casa e hizo la denuncia.

Sin perfiles. Loaiza afirma que es difícil establecer perfiles.

Agrega, sin embargo, que existe una alta probabilidad de que el agresor pertenezca al entorno familiar. "80% de los casos de abuso sexual infantil es cometido por personas conocidas por el niño. Hay especialistas que exponen las fases en las cuales el victimario, usualmente, seduce al infante, se gana su confianza o la de los parientes para facilitar el acercamiento y, luego, procede a la agresión. Se llega a la etapa del secreto, que consiste en chantajear al pequeño por medio de amenazas, regalos u ofertas", explicó.

El abuso puede ocurrir en cualquier sector social. En los consejos municipales de protección del niño, niña y adolescente de Baruta y El Hatillo fueron denunciados 9 y 5 casos, respectivamente, en el primer semestre de este año.

Las víctimas pertenecían a familias de clase pobre, media y media alta.

"La proporción entre niños y niñas es igual. Quizá exista una diferencia casi imperceptible. Son muchas las falsas creencias en relación con ese delito", dijo.

Peligros en la red. Internet puede convertirse en un canal para que los agresores seduzcan a sus víctimas. Una fuente del Cicpc, que prefirió no revelar su identidad, asegura que esos casos están en aumento.

"Cada día son más los niños, niñas y adolescentes que utilizan las redes sociales. Los delincuentes suelen captarlos por la web y luego los seducen para cometer actos lascivos", indicó.

Al delito se le denomina grooming y la estrategia de los victimarios se basa en hacerse pasar por niños o adolescentes para establecer amistad.

El Cicpc capturó en enero a miembros de una red internacional de pornografía infantil, que ofrecían servicios sexuales e intercambio de fotos y videos sobre abuso sexual infantil.

Desmontar el tabú. Las medidas de prevención no están incluidas en las agendas de los colegios o en los hogares. "El asunto, en general, se ha ignorado porque no se sabe exponer. Representa un tabú", refirió el psicólogo Antonio Pignatielo, profesor de la Universidad Central de Venezuela y especialista en temas infantiles.

Explicó que los padres tienen la concepción de que es malo hablar de la sexualidad con los niños: "Creen que se alterará su inocencia. Se piensa que despertarán sus ganas de experimentar".

Recomienda conversar del asunto desde que el chiquillo formula la primera pregunta.

"Cuando un niño tiene una interrogante, ya sabe la respuesta. Sólo espera la confirmación de los adultos. Es mejor enseñarles en la casa y no aguardar a que otros lo hagan en la calle", subrayó.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tus comentarios